jueves, 25 de junio de 2009

Fuentes de agua dulce.
















Asir quiero su agua y no beberla,
purificar mis manos en su huída,
seguirla a la frontera desleída
de la arena y el mar y detenerla,

besar su última gota, aprehenderla,
sentirla sobre mis labios retenida,
no por mi propia voluntad habida,
sólo por sus esencias merecerla.

Aguamanil serán mis manos plenas
hundidas en el seno de las venas
de las fuentes nacidas en la playa,

imparable secuencia de la vida,
rebosante corriente que soslaya
la arena por su empuje diluida.



+++++++++

A las fuentes de agua dulce nacidas
en la playa de Alcocéber.

---------

12 comentarios:

Eduardo dijo...

HERMOSO QUERIDO FERNANDO, ME ENCANTA LEER ESTA LIRICA TAN AROMATICA, PASIONAL Y ESTRUCTURADA...


CUIDATE MUCHO

Rayuela dijo...

Qué hermoso soneto, Fernando!
Hasta veo tus manos derramando agua plena.
Es bello,bellísimo.


Un abrazo

Noray dijo...

¡Exquisito soneto! Te envidio la capacidad que tienes para estructurar tan bien la métrica. El primer terceto es magistral, como corresponde a un Maestro.

Un fuerte abrazo

PS: La música de Mompou suena bellísima

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Fernando:
Uno siente que se moja las manos y que siente caer y correr el agua dulce en tus versos. Me ha gustado mucho este singular soneto. Un abrazo:
Tadeo

vangelisa dijo...

pues es verdad es singular, y el agua mana y moja y salpica y refresca, más no la podemos atrapar y ella agua cae y se desliza libre entre nuestras manos...me gusto

PD; bonita música emana de tu blog

Rayuela dijo...

Vuelvo a agradecer tu doble visita, a escuchar tu música y a invitarte un té,y me contás cosas de aquel invierno frío, donde "pasaban los soldados y algunos no volvían".

Un gradísimo abrazo!

Anturayén dijo...

Me trae paz la imagen de los versos.

Denuevo es un gusto pasar por aquí y soñar un rato.

Saludos.

Jesús Arroyo dijo...

Preciosos versos los de este soneto. Visito con frecuencia aquellas playas.
Un saludo.

Teresa dijo...

El agua, la vida.
Bellos versos, transparentes, sonoros, luminosos.

Saludos.

Emilio dijo...

Impecable soneto, Fernando.
Un abrazo.

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Bellisimo soneto
Desde Argentina te saluda
Lydia Raquel Pistagnesi

Andrés Glez. Déniz dijo...

A este poema le perjudica ligeramente la rima fácil de los participios verbales: huida, desleída, retenida, habida, diluida.