sábado, 30 de enero de 2010

Bucólica.



Bucólica.


El remanso de un río permite que se reflejen
las hojas de los chopos lindantes,
¿No es hermosa la quietud de las aguas,
sólidas, estancas, profundas?


Apenas un ligero temblor en su superficie
al rozar la brisa la limpidez de su espejo,
un rumor de hojas trémulas,
quizás el canto de un mirlo,
o algún convulso movimiento
en la profundidad del remanso
orquestan la sinfonía de las aguas claras,
de la vida quieta e inalterable.


¿Verdad, amor, que aquí nos sentimos una vez
unidos en nuestras esencias,
aliados ante la densidad de los chopos,
inmersos en el sosiego del momento?


No me avergüenza escribir
un poema romántico, idealizar bucólicamente
nuestro instantes de entrega,
recordar aquellos momentos felices
de nuestra soledad de enamorados.


A veces me desconcierta ser siempre
lo que se tiene que ser,
olvidando acaso que la felicidad
consiste en elegir, en escoger,
al margen de los compromisos
de la sociedad que nos domina.


Este silencio verde de los chopos,
reflejado en las limpias aguas del remanso,
ese acorde musical de los mirlos,
el olor húmedo de la brisa,
y la caricia del agua en la ribera,
todo tan cercano y evidente,
es un regalo de aquellos dioses
que tan lejanos suelen estar
de nuestros pensamientos.


Recuerdo intensamente tu cabello al aire,
los efluvios de tu cuerpo
la suavidad de tus manos,
la delicia de tu voz
y tu evanescente mirada alejándose
hacia las altas ramas de los árboles
mientras mis ojos perdidos
recorrían tus márgenes,
inmersos en la belleza del encuentro.


Puedo sentirme anonadado
al recordar aquellos bucólicos momentos,
y desearía cantar como un juglar occitano
las esencias de mi dama,
el perfil bucólico de nuestro momento,
pleno de romanticismo y de libertad.


Regresaré a ese instante de nuestro amor
siempre que mi ánimo desfallezca
y, si los dioses lo permiten,
allí acamparé entre la yerba
y los chopos frondosos,
recordando tu imagen
cerca de las riberas del remanso.






26 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Fernando...

Tus palabras me han llegado al corazón. Magnífico. A mi tampoco me averguenza hablar del amor, y de todas las cosas bellas que nos dices, pero, por desgracia, los poetas son poetas y yo tan solo un aprendiz de escritor. Enhorabuena, maestro.

Un abrazo.

Mercedes dijo...

Muy hermoso poema. Es bueno dejar hablar al corazón de vez en cuando, y mucho más si es para recuperar momentos tan sublimes.
Lo disfruté.
Saludos.

Marucha dijo...

Don Fernando,que su poesía trasncurre como un arroyo cristalino y tranquilo, que nos prodiga ternuras ,
Reciba un gran abrazo.

POLIDORI dijo...

Vivir el amor de una manera distinta, quizá, no sea muy aceptado, pero creo que es mucho más emocionante.

Me han invadido unos bellos sentimientos sorbiendo estos versos.

Un abrazo.




John W.

Vicky dijo...

Precioso Fernando , leer tus versos es sumergirse en mil sensaciones y percibir cada uno de los detalles que tan románticamente sabes deleitar como poeta.

Mis felicitaciones.

Un Abrazo y un beso.

Jorge Torres Daudet dijo...

Fernando, muy bonito, ¿cómo te podrías avergonzar de unos sentimientos tan limpios?
Y, de alguna manera, siguen existiendo.
Un fuerte abrazo.

vuelo de hada... dijo...

Mis aplausos para tan hermosos versos, es un lujo leerte.
Por cierto, preciosa imagen.

Begoña dijo...

Cuánta belleza y amor hay en tu poema, Fernando.
Me han emocionado cada uno de sus versos, se nota que salen del corazón...un corazón eternamente enamorado.
Gracias, amigo

Besos

carmensabes dijo...

Hermosos y nostálgicos versos, donde el amor prima como total protagonista.

Poema duradero y delicioso para adentrarse profundamente y saborear con emoción.

Te felicito querido Fernando.

El ave peregrina dijo...

Hermoso poema, bajo la bella y gran naturaleza, evocando los momentos felices e inolvidables de un pasado que se retiene en nuestros pensamientos y en nuestra retina.
¡Bello maestro!
Recordar momentos felices, es volver a vivir.
Un agarimoso saludo.

Dana Andrews dijo...

Qué precioso lugar al que nos has llevado esta vez. Creo que cada persona que lea este poema recuerda un momento inolvidable de su vida. Al menos, eso me ha ocurrido a mí.
Enhorabuena. Emocionante

Alicia María Abatilli dijo...

Eres descriptivo, puntual, sensible.
Como cada verso que regalas en tu blog.
Gracias.
Alicia

Lunska Nicori dijo...

Puedo imaginarme aquel paisaje, no sólo el de verde rama,y agua brillante, sino el de los enamorados llenos de gozo en ese encuentro de emociones inexplicables..., y que sin embargo tú eres capaz de explicar. Sin duda será un buen sitio y un buen momento para viajar en el tiempo y cubrirse de esa magia... abrigo de amor, nunca de frio.
Un cariñoso abrazo

Pluma Roja dijo...

Preciosos versos que nos hablan de un amor transparente. Tus palabras se deslizan si n ningún tropiezo. Un poema completito.

Un saludo cordial Poeta.

Hasta pronto, feliz fin de semana.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Es increíble que esos momentos de amor bello quedan impregnados en un entorno maravilloso, que queda escrito con cincel en nuestros sentidos y jamás los podremos olvidar.

Y cada detalle, el canto de una ave, el aire, el rio y todo eso que se junto para hacer ese momento ideal, nos traen los recuerdos de esos bellos momentos que ya fueron, pero que quedan atesorados y muchas veces anhelados de nuestros primeros amores.
Saludos

Jesús Arroyo dijo...

Siendo el amor una cosa natural, digamos, hagamos.
Un abrazo, Fernando.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Fernando:
Tus palabras me llegan impulsadas por una extraña urgencia del alma. Creo que con tus palabras le das una nueva dimensión a tus recuerdos, los haces perdurables y compartidos, que es lo mejor.
He disfrutado de tus amorosos recuerdos y de las magníficas descripciones de ese ayer traído al presente. Un abrazo:
Tadeo

Noray dijo...

¡Qué belleza!

Quien se avergüence de escribirle y cantarle al amor, con tanta belleza como tú lo has hecho, es que no es humano...

es que no es poeta.


Un fuerte abrazo

Estela dijo...

FERNANDO:
Yo tambièn me hundì en tu descripciòn del climax del amor ,de la belleza de la naturaleza el canto del mirlo y el perfume de los cuerpos .
tambièn me sumergì en la frescura del agua.
Ese paisaje merece un pintor ,tal vèz tu lo eres como yo a veces ,los amantes del arte tambièn saben amar y observar con los ojos del alma todo aquello que embellece nuestras vidas,la mùsica,las letras,las pinturas y el arte culinario ,para mi tambièn ès arte crear colores y sabores .
Gracias por èsta poesìa bucólica.
BACI.................estela

Allek dijo...

preciosas palabras... llenas de mucho sentimiento.
un fuerte abrazo!

Rayuela dijo...

Me inclino ante este canto al amor.


Un beso,Fernando!

Terly dijo...

¡Qué maravilla, Fernando!...
¡Qué belleza!... ¡Qué armonía!...
Su lectura suena como una sinfonía interpretada por un coro de música celestial. Me has emocionado.
¡Qué enorme camino me queda por recorrer para conseguir llegar a un destino así!
Un fuerte abrazo, amigo.

Marina-Emer dijo...

que maravilla ..hoy te repasé todo el post de arriba abajo y quedo maravillada tienes una preciosa familia...gracias por tus bellas palabras amigo mio siempre
besos
Marina

icue dijo...

fernando leo tu poesia refleja lo que llevas en el corazón, es muy lamentable que personas sin escrupulos quiten de los corazones de los hijos esta simiente que tan buenos frutos da.
Sigue cantando esta maravilla del amor, alguien la escuchará.
Un gran abrazo

L.N.J. dijo...

Vine a dejarte un saludo y me encuentro con esta preciosidad, tan sencillo y real.

Besos Fernando.

Pluma Roja dijo...

Cuando llego, me recreo. Precioso poema Don Fernando.

Saludos cordiales,

Hasta pronto, un abrazo.