martes, 8 de junio de 2010

No sé su nombre.



Amigos,no puedo resistir la tentación de reeditar este poema, porque me produce una emoción incontenible pasar todos los días delante de este cuadro.

"No sé su nombre, lo he pintado, porque tiene setenta y ocho años y vende piñones para vivir". (Dedicatoria del cuadro del pintor Francisco Cortijo. Alcalá de Guadaira. Marzo, 1962).


**************

No sé tu nombre, amigo,
pero sé cuántas veces has saludado al alba,
amanecida claridad,
que va pintando sin prisas los troncos
y verdeando las ramas de los pinos
en tus maitines solitarios;

y cuántas has dialogado con tus ardillas
escondidas en el revés de los troncos,
saludándote con impensados saltos,
mostrándote el camino hacia la altura.

Si tú tuvieras alas…

Pero tú te arrodillas,
porque tú eres del pueblo,
sencillo y llano,
esculpido en barro,
alimentado con sueños,
enseñado a buscar el tesoro oculto
en el interior de pequeños y humildes
sarcófagos piñoneros.

Tus dedos se resecan en su búsqueda,
cuando envejecen el ládano y la resina
y ya no te emocionan el llanto de la jara
ni las lágrimas de los pinos.

Cuando encuentras al rey
caes en genuflexión
para recoger sus dádivas en la romana,
y multiplicas tus sueños
por cientos de gramos,
para buscar en el silo de tus años,
restos del almiar de tu edad primera.

Tu blusa, empapada del rocío
de tu sudor de hogaño
es parte de tu cuerpo enjuto,
y esa piel áspera esconde
la tierna sensibilidad
de una fruta madura.

Tus venas, endurecidas,
prietas de sangre emboscada,
dibujadas en el rojizo anochecer
de la hora nona,
se remansan en tus ojos
y miran hacia lo profundo
de la insondable sima de tus años.

No sé tu nombre, amigo,
pero te he escrito esta poesía
porque tenías setenta y ocho años
y vendías piñones para vivir.


******

45 comentarios:

Felix Casanova dijo...

Estimado Fernando...

Has conseguido emocionarme con tus bellas letras amigo. La verdad es que mirando ese cuadro me llegan los mismos sentimientos que a tí, con la diferencia de que no se plasmarlos en un papel. Hermoso.

Un fuerte abrazo

Fernando dijo...

Félix, amigo, a mí me emociona ver a tantos mayores trabajar para sobrevivir en una edad en la que deberían ser cuidados primorosamente por la sociedad. Hagamos lo posible para ayudar por lo menos a los más próximos. Un fuerte abrazo.

Juanjo Almeda dijo...

Realmente conmovedor este poema, amigo Fernando. E interesantes palabras que como siempre aprendo nuevas.
Yo, veo a las personas mayores como niños con la piel arrugada de experiencias. Vuelven a ser niños. Algunas de estas personas son niños algo superdotados, por su sabiduría, otras, son niños sin más por no saber o recordar. Es una lástima que no todas éstas personas puedan vivir sus últimos momentos abrigados con el calor de sus familias. Se puede comprender que no todos los familiares pueden hospedar a sus mayores, pero también muchos de ellos no son lo suficientemente visitados y respaldados por sus descendientes cuando lo necesitan. Aunque la mayoría de las residencias ofrecen un trato digno a los ancianos, alguna de gran renombre y muchas estrellas con sus puntas he podido visitar, y, manteniendo este trato digno y profesional, no ha dejado de impresionarme la imagen de ver a estas personas postradas en sofás, almacenadas como si de mercancía se tratase; con fondos sin alegrías, ni siquiera una pobre cenefa de flores en una pared insulsa y mate, ni una sola sonrisa de nadie hacia nadie, sólo trabajar en una empresa que se dedica a negociar con la vejez. En este caso, las estrellas en el cartel de la fachada; dentro, estrellas apagadas.
No sabía que pintabas, mi padre lo hacía de vez en cuando.
Un abrazo, maestro.

Fernando dijo...

Juanjo, amigo, ¡ojalá supiera pintar como F Cortijo, autor del cuadro al que dedico mi poesía. Cortijo fué un pintor andaluz extrordinario, ya fallecido, al que le conocí a mi edad de 24 años, yo recién casado y que me vendió dos extraordinarias pinturas por el precio de 100 pesetas, con lo que le hice un favor porque pasaba momentos muy difíciles. Más tarde fué muy conocido y realizó muchas exposiciones hasta su muerte. Respecto a las personas mayores, que tan bien describes en tu comentario, es una situación tremenda de esas personas, cuyas facultades van adormeciéndose, aunque sin evitar el sufrimiento, muchas veces abandonados, sin visitas, porque a los viejos cada día se les quiere menos. ¡Estorban!
Un abrazo Juanjo.

Juanjo Almeda dijo...

Aunque no me cuadraba la dedicatoria he dado por sentado que lo habías pintado tú. Pero no me importa, he leído el poema varias veces y es asombroso, cómo se puede ver todo eso en esa pintura, y cómo lo dices. Gracias por la información. Un abrazo.

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

Al autor del cuadro y a ti mi más emocionado reconocimiento por vuestra sensibilidad ante la desventura del hombre. El pintor ha materializado su compasión en un cuadro y tú, igualmente, con maestría, la has plasmado en tus versos, profundos y conmovedores.

Un abrazo

Pluma Roja dijo...

Fabuloso, gran sensibilidad de transmites y conmueves. Me encantó este poema.

Saludos cordiales,

Fernando dijo...

María Teresa, Pluma roja guatemalteca, gracias por vuestros comentarios tan cariñosos. La sensibilidad se acentúa en mí cuando me detengo a contemplar el cuadro. Es la obr a de un maestero de la pintura. Un saludo agradecido.

El ave peregrina dijo...

Pienso lo mismo Fernando, refleja tristeza e impotencia… como si algo doloroso vagase por su cabeza…se observa esa tristeza sin remedio…algo que se escapa en la lejanía…su reflejo para mi es… la humildad nata que lleva impregnada en su ser.
Como bien dices:
Pero tu te arrodillas,
Porque tu eres de pueblo
Sencillo y llano.

¡Hermoso amigo!

Es un placer leerte.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Me alegro de que no lo puedas remediar pues con tus palabras, inevitablemente, nos haces sentir esa emoción de la que hablas. Un regalo para los sentidos es leerte, de noche o en un amanecer como este que estoy viendo hoy. Un fuerte abrazo.

Mercedes dijo...

Precioso canto a la vejez, a la experiencia, al trabajo silencioso, al sacrificio..., al hombre de bien.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Mercedes, Ave peregrina, Marcos, amigos: gracias por vuestros comentarios. Sería bueno comunicarse lo nmás posible con los ancianos, para evitar su soledad y su sentido de estar marginados de la vida eficiente y pujante de los jovenes. Un saludo

Paloma Corrales dijo...

Fernando, no sabes cómo me alegra que lo hayas reeditado... así lo he podido disfrutar y dejarme embargar por las maravillosas y emotivas sensaciones que se desprenden de tus versos para equipar a la pintura.

Maravillosa conjunción, como maravillosa es tu poesía. Gracias.

Un abrazo.

Fernando dijo...

Gracias, Paloma, por ese comentario tan afectuoso. Me gusta la pintura, es cierto, pero además me preocupan mucho las personas desfavorecidas, a las que sumo, quizás indecuadamente a las personas mayores. por eso me resulta muy tierno este cuadro de Cortijo. Un saludo muy cordial.

Begoña dijo...

Merecía ser reeditado.
Un bello homenaje a todos los mayores, que como bien dices deberían ser cuidados primorosamente por todos.

Realmente emocionante. Muy hermoso.

Un fuerte abrazo y gracias por tu cercanía.

Fernando dijo...

Begoña, amiga, gracias por tu comentario. Sé que tú piensas mucho en los mayores. Un beso.

Marisa dijo...

Viendo el cuadro,
tus palabras son
la verdad del
hombre del pueblo
llano.
Mi admiración por saber
transmitir tan hondo
sentimiento.

Un gran abrazo

Terly dijo...

Fernando, amigo mío, cómo sabes llegar a lo más profundo de las almas para sembrar en ellas la semilla de la melancolía.
La extraordinaria pintura, el personaje, su ancianidad y la manera de ganarse la vida, fueron buenas herramientas, pero el arte, es tuyo.
Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Marisa, Terly, amigos: gracias por comprender el sentimiento que me produce la contemplación de este cuadro. El personaje era un hombre mayor real, que se dedicaba a recoger piñones y le emocionó al pintor tanto como a mí la pintura. Un fuerte abrazo.

Respirando entre palabras. dijo...

Excelente tu poesía como lo que hizo F Cortijo.La expresión de su rostro dice más de lo q vemos a simple vista.
Felicitacines!

Fernando dijo...

Grcias,amiga,tienes razón,su cara es tan expresiva que sólo con mirarla,se adivina la dura vida de esta persona. Un abrazo.

Aurora dijo...

Maravillosa poesia- me he emocionado mucho al leerla y al ver ese rostro que lo dice todo pero solo tu sabes expresarlo con arte y sabiduria.
Gracias por compartirlo-

Besos

Aurora

elisa...lichazul dijo...

entrañable texto
felicitaciones

universal verso Poeta

besitos de luz

Fernando dijo...

Queridas Aurora y DElisa: gracias por compartir mis emociones. Un fuerte abrazo.

Jorge Torres Daudet dijo...

Fernando, una vez más desnudas tu humanidad, ahora frente a la figura humilde y desamparada de ese anciano, que ha de procurarse a diario y con esfuerzo su sustento de los "sarcófagos piñoneros".
Sensibilidad y buen hacer.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Hola,Jorge: gracias por leer mis poesías. Se agradece que poetas como tú usen su precioso tiempo para dedicármelo y encima ponderen positivamente lo que escribo. Un fuerte abrazo.

eMi dijo...

Fernando, me conmueven los ancianos, tu poema y su contenido. El domingo, en la feria del libro, una persona mayor servía en un chiringuito. Se me atragantó la cerveza.

Una sociedad que no mima a sus ancianos está subdesarrollada con independencia del grado tecnólogico o económico que haya alcanzado.

Fernando dijo...

Emi, amiga, muchas gracias por tu comentario. Tuviste que sentir pena por ver trabajar a un mayor sirviendo cervezas. Por lo menos alguien confió en él, porque hay personas que, aunque ofrecen su trabajo, nadie confía en ellas, por ser mayores. Este problema se siente mucho cuando vemos que el tiempo se acaba poco a poco y que no existe ninguna solución. Un cordial saludo.

Ananda Nilayán dijo...

Querido Fernando,
Bueno, no me averguenza decirte que se me ha escapado una lagrimilla.
La pintura cala los huesos pues ya de por si transmite soledad y tristeza. Tus versos llegan sublimes para describir el sentimiento inspirado. Y al final... qué lástima que haya personas que vivan tan duramente y ni descansar puedan. No, esto es muy injusto.
Pero ahora te aplaudo y te digo que eres GRANDE (integralmente grande ^^)

Un abrazo.

Fernando dijo...

Ananda Nilayán,queridísima amiga, gracias por tener esa sensibilidad a flor de piel. La vida es dura para todos, pero también todo el mundo tiene sus momentos de enorme felicidad. Eso es un premio que se nos concede cuando nos portamos bien con los demás, sean jóvenes o mayores. Tú te mereces ese premio a la felicidad. Un beso muy grande.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Fernando:

Bello poema que rinde un merecido homenaje a tantos hombres como él, que en medio del olvido luchan por sobrevivir, a pesar de los años vividos.

Gracias por visitarme, la pintura es muy buena.

Abrazos.

Fernando dijo...

Amigo Rafael, siempre me encanta leer tus poesías porque son muy honestas y bonitas. Tienes una manera muy personal de decir las cosas, con una musicalidad implícita que enamora. Sí, la realidad de los mayores es la otra mitad de la estampa. A´sí es la vida. Un fuerte abrazo.

LA CAJA DE ANBAIRO dijo...

Hermoso homenaje.
Has conseguido transmitirme la soledad del personaje.

Has descrito la soledad de la persona en su madurez plena, al límite, cuando ya poco o nada le importa.
Amigo poeta, leyendo tus versos no necesito el cuadro para imaginármelo.

Un abrazopoeta.

Fernando dijo...

Gracias, amigo Caja de Anbairo, por tu amisodo comentario. Efectuivamente, el gesto, los ojos del piñonero, expresan esa visión perdida hacia su pasado. Un abrazo.

JUAN dijo...

Ya antes de leer tu hermoso poema, viendo el cuadro y la dedicatoria del autor me he emocionado.
Mucho más luego, cuando he leído tu homenaje.
Un abrazo y gracias por compartir cuuadro y poesías.

Fernando dijo...

Gracias, Juan, Francsico Cortijo era no sólo un gran pintor sino un gran amigo del pueblo llano. Un fuerte abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

Quizás su nombre sea espera, la de él por tu poesía.
Felicitaciones.
Alicia

Fernando dijo...

Gracias, Alicia, por tu comentario. Un saludo muy cordial.

raleigh dijo...

Esta es para míuna de tus mejores poesías y de las que más me ha emocionado: sobria, descarnada, con ese ascetismo curtido del campesino castellano. Bellísima....

Julio Fidel dijo...

¿Será que en el fondo, a pesar de nuestras muchas o pocas posesiones, lo que verdadera y únicamente tiene algún valor en nuestra vida son los piñones, las pequeñas semillas de vida, que cada mañana recogemos al pie de nuestro árbol particular?
¿Será por eso que nos emociona ver lo auténtico?

Recuerdo una frase que mi madre solía decir cuando iba cumpliendo más años de los que nunca hubiera pensado que pudiera celebrar:
"Estamos viviendo de regalo"

Un abrazo, Fernando
Julio

Tu poema es un bello y completo retrato.

Fernando dijo...

Cierto, amigo Fidel, hemos recibido el hermoso regalo de la vida. Lo importante es el valor que tiene y lo que podemos hacer por ayudar a los del último tramo. Un abrazo.

Marina-Emer dijo...

muy bonito y emotivos versos al hombre que vebde poñones y no sabes su nombre...ya ves pobrecillo y nosotros a veces nos quejamos...feliz fin de semana para ti ...un beso Marina

Fernando dijo...

Buen fin de semana, querida Marina. Un beso.

Emilio dijo...

Estimado amigo:
Hago un alto en mis obligaciones para pasarme por este rincón siempre tan emotivo en sus letras y expresarte mi afecto por ti y por los tuyos.
Un fuerte abrazo.
Emilio.

Rosa María dijo...

Dijo Fernando...
No sé tu nombre, amigo,
pero sé cuántas veces has saludado al alba,
amanecida claridad,
que va pintando sin prisas los troncos
y verdeando las ramas de los pinos
en tus maitines solitarios;


Cuando la capacidad nos permite pintar el alba y troncos con nuevos brotes...es que la vida fluye en el camino de los que sentímos que vale la pena regar el campo aunque la simiente sea pobre.
Un abraciño,
Rosa María

Te invito a pasar por mi bog y si te aptece, puedes unirte a los seguidores.

http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com/