martes, 25 de junio de 2013

Esencia y amor.





Esencia y amor.

¿Eres tú parte de mi esencia,
o me absorbes,
insertándome en la tuya,
apagando mis intuiciones,
bloqueando mi razón,
haciéndome tuyo?

Me encuentras,
me diluyes en ti,
quiebras mi estructura,
me impregnas de ti,
yo sintiendo, sufriendo,
anhelando,
y tú, quizás amando.

La suma de nuestras esencias
constituirá el amor eterno
que siempre soñamos,
no la absorción
sino la mutua dilución,
tú en mí, yo en ti,
uniendo nuestras esencias
en un todo irreversible
y eterno.



12 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Fernando, creo que somos parte de la esencia de los demás, al menos de los que logramos acariciar.
Abrazos

Fernando dijo...

Un saludo muy cordial, Alicia, amiga. Gracias por compartir conmigo la esencia del amor.

Marisa dijo...

Dicen que los que caminamos juntos
terminamos pareciéndonos,
quizás sea esa esencia
que tu dices
diluída el uno en el otro.

Un gran abrazo.

Fernando dijo...

Hola, Marisa. Sí, pienso como tú. Por cierto, díme cómo puedo tener tu libro. Quiero leerlo, Un fuerte abrazo.

Marisa dijo...

Fernando no tienes más que enviarme un correo con tu dirección a xanelaliteraria@gmail.com
y te lo mando.
También a mí me gustaría tener el tuyo de " Densidades ".

Un abrazo muy grande.

silvia zappia dijo...

todo lo que diga está demás.


abrazo,poeta*

Fernando dijo...

Silvia, amiga, sí el amor debe ser así. Un saludo cordial.

Antorelo dijo...

¡Qué bien has expresado lo que es el amor! La dilución de un ser en otro. Genial,amigo.
Un abrazo

Fernando dijo...

Antorelo, muchas gracias por tu generoso comentario. Me alegra que pienses como yo en este aspecto tan importante de la vida. Un abrazo.

Francisca Quintana Vega dijo...

La pareja, en esencia es eso que muy bien dices, como una disolución del uno en el otro, aunque en este caso nunca es una disolución completa ya que eso anularía ambas personalidades, pero sí en algunos aspectos. Se acaba viendo muchas cosas de la misma forma, a fuerza de compartir y por el amor mismo...que hace que cada uno se identifique en la forma de ver las cosas del otro.
El amor evoluciona con los años pero si al final de la vida, cada parte piensa que no hubiera cambiado al otro por nadie, eso es amor eterno....el que merece la pena. En fin que este poema da qué pensar, invita a reflexionar. Es muy hermoso. Mi cordial saludo.

Fernando dijo...

Amiga mía: aportas muchas ideas en este comentario. Aprecio mucho estas ideas, porque has leído el poema y has profundizado. Es un tema muy difícil, claro. Yo pienso también que no perdemos nuestra esencia personal;sin embargo, el amor verdadero y puro hace que se unan nuestras esencias de tal manera que todo se confunda en una unión tan perfecta que es muy difícil de lograr en esta vida. Un cordial saludo.

Francisca Quintana Vega dijo...

¡¡Jaja...es que voy madurando. Como puede verse en mi blog, cumplí hace un par de días 53 años!!!
La verdad es que es un tema sobre el que me gusta reflexionar...y por supuesto es difícil para un poema, por eso este poema tiene más valor. Espero que usted y su esposa sigan muy bien. Mi cordial saludo.