miércoles, 10 de diciembre de 2014

A la Venus de Milo.



A la Venus de Milo.


Qué calor, qué pasión, qué cercanía,
tu canon florentino, tu relieve,
esas formas labradas en la nieve,
esa ternura inmóvil, toda mía.

Eres pura materia hecha poesía,
una visión proporcionada y breve,
una figura humana que se mueve
aunque inmóvil esté, callada o fría.

¿Por qué te llaman Venus, es que fuiste
la elegida de los dioses? Tu figura,
¿es de mármol o es carne de tu ser?

En apenas un sueño conseguiste
una belleza universal y pura
en un perfecto cuerpo de mujer.




9 comentarios:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Leer tus sonetos es, además de instructivo, muy gratificante. Este te ha quedado muy bello.

Te deseo felicidad en navidad y año nuevo.

Un abrazo.

Fernando dijo...

Muchas gracias, Rafael. Yo también os deseo una Feliz Navidad y Año 2015. Un fuerte abrazo.

Vanbrugh dijo...

Precioso soneto, Fernando. De una pureza clásica, además, que se corresponde maravillosamente con la de su asunto.

Feliz Navidad para Peque y para ti, y un abrazo.

Fernando dijo...

Muchas gracias por leer mi soneto.¡Estás bien? ¿Ningún problema posterior a tu intervención? Un saludo cariñoso de tus amigos Peque y Fernando.

Marisa dijo...

Tu soneto le va de perlas
a la marmórea belleza
de la Venus de Milo.

Un abrazo muy grande.

Fernando dijo...

Gracias, Marisa. Ya veo que no te cansas de leer mis sonetos. Procuraré esmerarme más para compensar tu esfuerzo. Un abrazo.

Athena dijo...

Eres pura materia hecha poesía (...)

Magistral forma de describir esta obra de arte y rodearla de una cálida inspiración.

Gracias!

Fernando dijo...

Gracias por tu comentario, Athena y por haber leído mi soneto. Espero que sigas adelante con tu proyecto en este maravilloso blog de poesía. Un saludo muy cordial.

Los tres guarrinos dijo...

Una preciosidad tu soneto a la Venus de Milo. Una maravilla!