sábado, 29 de agosto de 2009

La taberna de Pedraza.

Mi gran amigo Víctor Tapia, pintor enamorado de Segovia, me regaló este cuadro con ocasión de la exposición de sus obras en Pedraza, del 4 al 27 de febrero de 1985. Víctor fué un gran pintor y dibujante. A su cuadro le dediqué el siguiente poema:


La taberna de Pedraza.

La puerta es una fuente de luz que configura
los perfiles de cinco sencillos aldeanos;
una mesa, unos vasos, la vestimenta oscura
de los hombres que habitan los pueblos castellanos.

En el fondo del cuadro las paredes desnudas
rezuman desde el techo sombrías humedades;
se respira el invierno; en las figuras mudas
el silencio proviene de antiguas soledades.

Un parroquiano viejo con gorra de visera,
los hombros ya vencidos, descansa la mirada.
( sueña quizás con una lejana primavera
o con el tierno abrazo de una mujer amada).

La claridad que filtra la puerta no permite
que se observen las manos de los hombres sentados,
seguramente listas para el robo y el quite
o el reparto en la mesa de unos naipes usados.

¡Qué gracia has recibido, pintor de la taberna,
para fijar en una sencilla pincelada
este fugaz retrato que surge de la eterna
Castilla de los trigos, de la mula y la azada!.




---------------------------------------------------------------
Cuadro “La taberna de Pedraza”del pintor Víctor García Tapia.
De mi colección privada.
---------------------------------------------------------------

-------------------------


13 comentarios:

SIL dijo...

Confieso que engarzando con maestría las palabras, lográs la misma maravilla que el artista con sus pinceladas en la obra que te inspira.
Si recitaran tus versos, quizás no haría falta el sentido de la vista para contemplar el cuadro.
Es un lujo leer tu poemas.
Un saludo desde Argentina.

Emilio dijo...

Amigo Fernando: admiro tu buen hacer en las descripciones poéticas con las que siempre nos deleitas, bien sean cuadros, bien sean vistas de la naturaleza o cualquier otra cosa que describas; lo haces con mucha naturalidad.

Un abrazo.

stella dijo...

Digno poema Fernando para tan hermosa pintura,es grandioso cuanto se anudan dos grandes artistas, pintor y poeta
Ha sido hermoso leerte amigo mío
Un abrazo, Stella

Rayuela dijo...

Excelente poema, excelente pintura. Merecedores el uno del otro.
Qué buena descripción en verso hacés del cuadro,querido amigo!Es maravilloso el poder de tu palabra!

Un beso (y gracias por tu hermoso comentario)

Carla dijo...

Describís excelentemente el cuadro en tu poema.
Me encanta como imaginas todo.
Muy bueno Fernando.
Y que lindo regalo que te hizo tu amigo!

Begoña Sánchez dijo...

Al abrir el blog me ha parecido un dibujo de Goya.

Qué dominio de la descripción!

Buenas noches Fernando

Terly dijo...

Leyendo tu poesía, amigo Fernando, podría ver perfectamente el cuadro con los ojos cerrados. Aparte de tu sensibilidad, tu sencillez y realismo
lo hacen casi palpable.
Un abrazo.

Ananda Nilayan dijo...

Se unen con fluidez y encajan en perfección pintura y palabra. Has descrito con gran maestría la sutileza no dicha en la pintura. Gracias por traerme un trozo de Castilla al sur. Abrazo.

Nines dijo...

Es un placer leer este poema, con esas descripciones perfectas de la pintura y su atmosfera y de lo que es la tierra de castilla.
Muy hermoso y quizás por la distancia en la que estoy, me ha emocionado.
y si, jajaja, tendre cuidado con medusa.
un fuerte abrazo, Fernando.

Víctor dijo...

Buen poema con buenas e intensas imágenes, Fernando. Empieza a darme envidia (sana) tu colección privada.

Saludos lelos!!!

Sonia. dijo...

wow... que regalazo!! ahora colocalo en un lugar alto porque si lo encuentra una niña traviesa en casa -como lo fui yo- le puede terminar de dar color, yo se lo qe te digo.. alto.. alto, donde no se alcance ;0)


precioso cuadro y hermosas palabras que encajan y se ensamblan perfecto a lo que en el se admira.

felicidades, de verdad posees un gran talento

Andrés Glez. Déniz dijo...

Es un poema narrativo magistral. Tienes mirada de poeta. He aquí otro poema que me hubiera gustado escribir, pero no he podido ni sabido hacerlo. Sólo la penúltima estrofa se debilita un poco por ser más prosaica que las otras. Las demás son sencillamente insuperables. Te aplaudo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Me he quedado prendado de tu admirable forma de describir esta escena sencilla que se esconde oscuramente en este cuadro. Creo que si me invitaran a decir algo de él me quedaría mudo, no sabría por donde arrancar o que decir. Sin embargo, ante tu descripción me brotan las palabras de asombro, de mis propias limitaciones, de darme cuenta de los dones que andan repartidos por el mundo y de emplearlos para el bien y la verdad todo estaría más justo y equilibrado. Posiblemente no se pintara cuadros como este sino otros que reflejarían otra forma de vivir y sentir, sobre todo alegría y paz.
Un abrazo.