lunes, 12 de octubre de 2009

El silencio.




El silencio.


Es mi refugio, el amigo querido
cuya presencia se da por supuesta,
si no le hago caso nunca protesta
y es amable, cercano, distendido.

No es una melodía, no es un ruido,
no descompone nada, no molesta,
cuando aparece sólo manifiesta
que estoy aislado de cualquier sonido.


Me circunda, me aísla, me ennoblece
y a veces, con el tiempo, me enloquece
si no dejo volar mi pensamiento.

Y si grita mi voz desaforada,
no siendo circunstancia ni momento,
viene en mi ayuda y no reprocha nada.




-----------------------------------------------------

12 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Ser un artista no es otra cosa que el deseo demente de expresarte”


Te sigo sin preguntarte

Marisa dijo...

Viviendo tu silencio
desde un profundo
sentimiento, expresado
de forma serena y
magistral.

Besos.

mardelibertad dijo...

El silencio. pausa en el tiempo.
Besos

vuelo de hada... dijo...

Es cierto se necesita siempre disfrutar de est silencio que nos entristece pero en ocasiones es tan necesario.
Hermosos versos, me intalo por aquí, un abrazo desde mi rincón...

Lasosita dijo...

Nesesario siempre, a veces querido y otras encontrado sin querer...

Poesía bella,un saludo Fernando!!

Fernando dijo...

Mensaje a Marucha: hubo un fallo en el sistema. Gracias por leer mis poesías. Claro que somos amigos, muy amigos. Un abrazo a México.

ONUBIUS dijo...

Benditos los silencios que acompañan nuestros ruidos, aunque lo aparenten, no desorientan sino evolucionan...

Abrazzzusss

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Que precioso es el silencio... Aunque nos guste o no aceptarlo, también es música, la nuestra, la interior, un piano o un bandoneón, o simplemente los pulsos de nuestro corazón.
Cariños!

anabel dijo...

Los buenos amigos son un regalo del cielo maravilloso y una vez hallados hay que mimarlos y guardarlos como un preciado tesoro.

Me ha encantado este soneto a la amistad.

Un abrazo.

Andrés Glez. Déniz dijo...

Enmudezco ante la sabia naturalidad de este poema.

Ananda Nilayan dijo...

El silencio en un soneto se vuelve música porque no puede permanecer en su estado. Un abrazo.

Rayuela dijo...

y quedo
en
silencio....


un abrazo