sábado, 16 de julio de 2011

A Nugalla.

Un remanso de paz.




Un hórreo.


A Nugalla.




Siempre quise morir en A Nugalla,
envuelto en la armonía del paisaje,
recreando su paz  y rendir  viaje
cuando cantan sus grillos  y ella calla.

Verdinegro herbazal, una rocalla
recibe en un regato el oleaje
de la luz de la luna  y su mensaje
remansa la quietud que en ella se halla.

A Nugalla, tus sendas  son de piedra,
vastos tus campos, ágiles tus ríos,
verdosos tus arbustos y  praderas,

tus casas duermen en  la eterna  hiedra,
herencia de los grandes señoríos,
y sueñan sus historias verdaderas.


18 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Hemos visualizado el paisaje de esa noche en que los grillos cantan y ella calla a través de este soneto tan visual y limpio. Muy bueno, Fernando.

Ananda Nilayán dijo...

Hermoso soneto para un lugar que sin duda debe ser único.

Abrazos

(perdona, estoy liada y aún no he podido leer el correo)

mercedespinto dijo...

También a mí me gustaría morir en un lugar como A Nuagalla, mucho más después de conocer lo que a ti te hace sentir esa tierra.
Muy hermoso.
Un abrazo.

Dani Clemente dijo...

Que tendrán tus versos que te hacen plantarte al instante frente a sitios donde nunca has estado.
grande fernando

Maria Sanguesa dijo...

Debe de ser hermoso morir en un sitio tan pleno de paz y belleza. Pero, cuando se ha encontrado, lo mejor es vivirlo y disfrutarlo, hasta se nos pare el reloj.
Siempre es gratificante adentrarse en el contenido poético de tus sonetos.
Abrazos.

Juanjo Almeda dijo...

Fernando; me parece un precioso y muy buen soneto, querido amigo...
Me gustan bastante los versos del segundo cuarteto: Son grandísimos.
Un abrazo

mariarosa dijo...

Hermoso poema.
Los versos nos llevan por imágenes de tiempo e historia. Gracias por tan buen soneto.

mariarosa

Terly dijo...

¡Ay, cómo enamora Galicia! No me extraña que quieras morir en uno de sus rincones,aunque más deseable sería vivir en ella la vida...
El soneto, lleno de afecto hacia esa gran tierra y, como siempre, de bella factura.
Abrazos.

Alexou dijo...

Je suis heureux de vous voir en forme. J'ai visité toute l'Espagne du Nord l'été dernier. Je vous enverrai une photo du même "horreo", toujours vibrant sous le soleil.
Un abrazo muy fuerte para usted y su mujer. Qué encanto fue veros en Torrelodones!
Alexandre.
mon blog
http://alexou.blog.lemonde.fr

Beatriz dijo...

Me recuerda a muchos caminos del campo de Galicia dónde el respirar fresco del verde y su belleza se convierte en un remanso de paz.
Precioso poema.

Un saludo desde Barcelona

mariajesusparadela dijo...

Con ese nombre, de alguna forma invita a la muerte. Porque supongo que sabes que "nugalla" es "pereza".
Espero (y compruebo por el soneto) que no sea la del ocio vacío , sino la pereza física que, por su silencio , nos lleva al profundo trabajo mental.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buenas noches Fernando, por fin llego a su blog, y nos ha dejado un bello soneto cargado de un emotivo deseo, morir envuelto en armonía y paz a semejanza de ese paisaje de Galicia.
Pues bien, esperemos que llegue esa hermana muerte con esa belleza de la paz y armonía.
Con ternura
Sor.Cecilia

Juan Risueño dijo...

Hola Fernando.
Hermoso lugar, pero para vivir que de morir nos queda tiempo.
Gráfico soneto.

Saludos

Jesús Arroyo dijo...

Los sonetos, tus sonetos.
Abrazote, Fernando.

Antorelo dijo...

A mí también me gustaría vivir en ese idilico lugar que con tanta
maestría nos describes. Siempre es un goce para el alma transitar por tus rimas.
Un abrazo

Ricardo Miñana dijo...

Un bonito lugar lleno de naturaleza
y precioso poema.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

Noray dijo...

¡Qué belleza! Eres, sin duda, un auténtico Maestro del soneto. Creo que el primer cuarteto es por sí mismo un verdadero poema.


Un fuerte abrazo.


PD: Te leo siempre, aunque permanezca en la sombra y en el silencio.

Ángeles Hernández dijo...

Morir en Nugalla. Nugalla, que simula estar muerta con sus casas dormidas en la hiedra . Eterna hiedra que al así ser nombrada adquiere un matiz de camposanto y de per "saecula saeculorum"

Buen sudario parece la armonía del paisaje,recreando su paz -también eterna-, que como todo el soneto me transmite -"cantan sus grillos y ella calla"- la elección de una última morada mucho más acogedora y agradable que la fría piedra o el foso profundo...

Porque la piedra aquí no es inerte y hasta la luna le regala su oleaje. Quietud por quietud, siempre es mejor la que transmiten los vastos campos, los verdosos arbustos y los ágiles ríos.
*******************************

Disculpa Fernando tan largo comentario. No he sabido (querido) sintetizar este hermoso soneto que me acerca a una última hora que quisiera ver muy lejana.

Un fuerte abrazo de esta seguidora casi desaparecida Á.