sábado, 13 de julio de 2013

A veces me despierta.





A veces me despierta.


A veces me despierta el silencio de la noche
y miro hacia la puerta, no pudiendo  encontrarte,
y sueño con tu sombra , vislumbro tu presencia,
pero no estás aquí para poder hallarte.

Creaste una distancia entre mi amor y tu vida,
renunciando a la mía que yo supe entregarte
y atendiste otros ecos, relámpagos difusos
que, sin tú darte cuenta, lograron deslumbrarte.

Y en el silencio denso de la noche callada,
sin oír tu palabra, sin poder escucharte,
te adivino muy lejos de mi vida entregada
por el amor sin límites que siempre supe darte

Entonces siento el frío de la noche apagada
y me tapo la cara, ya no quiero mirarte;
de los recuerdos tristes que oscurecen el alma
tampoco desearía que tú formases parte.

Tengo otras cosas cerca que reclaman mi ayuda,
dos corazones tiernos que deben recordarte;
aunque de nuestra vida común fueran aislados
no permitiré nunca que puedan olvidarte.

Y en esta espera inútil, cansada y somnolienta,
olvidado ya el tiempo en el que pude soñarte,
me recuesto en la almohada para oír el silencio
y recordar el tiempo que entregué para amarte.




6 comentarios:

Adelfa Martìn dijo...

Disculpa
Amigos. En casi 7 años que tiene este blog jamás había hecho un comentario general... me caen gordos, pero debido a que me he dedicado por completo a la promoción de mi novela sobre la trata, no he tenido tiempo para nada y deseo agradecer su presencia y el hecho de que no me hayan abandonado... Un cariñoso abrazo... y ¡gracias!...
Adelfa

Francisca Quintana Vega dijo...

La nostalgia de un amor no entiende de conveniencias...ni de si ha hecho daño o fue maravilloso. Da lo mismo. Si fue amor, hace daño su ausencia.

Fernando dijo...

Adelfa: eres formidable. Nunca te abandonaremos, Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Francisca, amiga, tienes razón, si fue Amor, hace daño su ausencia. Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Señor: me ha impresionado usted con este poema, pues parece que hubiera hurgado dentro de mis sentimientos. Pues la ausencia de mi amor me ha hecho mucho daño. Hermoso poema.

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años