viernes, 9 de agosto de 2013

Los sonidos. (Poema de Alcocebre).



 Los sonidos.


Hay en ti un mundo de sonidos,
el campanil de la iglesia,
el diesel de una furgoneta de reparto,
el ruido lejano de la autopista,
el ángelus en la radio de una tienda,
el cruce de idiomas en la calle,
las voces en los bares,
las risas de los niños,
el ladrido de un perro.

Un poco más allá,
junto a los almendros,
cerca de las playas,
hay otro universo de sonidos;
el rumor de la brisa
en las ramas de los árboles,
el zumbido del moscardón,
el canto de la chicharra,
la huida presurosa de una lagartija,
el silbido del viento,
el murmullo del agua en el arroyo,
el rumor de las olas,
el arrullo de las palomas.


Pero hay otros sonidos
que ya no puedo escuchar,
la voz de los amigos que se fueron,
el llanto de los niños
que no pudieron nacer,
las risas de los niños
que se hicieron hombres,
el latido de los corazones enamorados
y la voz de mi conciencia
que se pierde en el terrible,
persistente sonido
de mi silencio interior. 



7 comentarios:

Francisca Quintana Vega dijo...

La propia vida es sonido ...sonido y silencio. El sonido nos aparta de nosotros mismos...el silencio nos devuelve a nuestra realidad. Buen poema. Mi cordial saludo.

Fernando dijo...

Francisac, poeta: gracias por tu comentario. Siempre te veo viajando, de sitio en sitio,leyendo vuestros poemas. me parece estupendo. Seguro que os da muchos ánimos para seguir escribiendo. Yo en este caso soy un poco raro. No me gusta presentarme en público. Sólo unos pocos fans me siguen y a ellos dedico todo mi cariño. Quizás si fuera más joven haría lo mismo que tú, pero la vida pasa inexorablemente y creo que me ayuda mucho escribir poemas para transmitir mi pensamiento a los demás. Un saludo muy cordial, Amiga Francisca.

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola...¡estaba visitando blog y he picado en este sin recordar que había entrado! ¡Con el calor, a veces no se puede dormir y anoche me metí tarde en el ordenador jaja!.
Bueno, pues verá : pertenecemos a una asociación que a veces organiza eventos en los que recitamos de forma gratuíta, ya sea en un acto contra la violencia de género, contra el hambre en el mundo, etc. Además de eso, presentamos el libro en distintos lugares, para darle un poco de publicidad. Si no fuera así, nadie de fuera de nuestro pueblo lo compraría. Y no es el dinero en sí, no...ya que hemos regalado más que vendido, pero nos gusta...eso mismo que dice...transmitir nuestros versos a los demás. En las presentaciones recitamos nuestros versos, algunos, claro y disfrutamos mucho porque somos "rapsodas" lo mismo mi marido que yo. Nos gusta recitar.A veces nos invitan para hacerlo en algún acto en pro de la lectura, para institutos, bibliotecas etc y vamos desinteresadamente. Pero las presentaciones de libros...ya tenemos pocas proyectadas...entre otras cosas porque nos estamos quedando sin libros. Sí que el tiempo vuela, Fernando...es cierto...y el dejar nuestros versos al mundo es un consuelo que tenemos los poetas. Mi cordial saludo y mis mejores deseos de que estéis bien.

Antorelo dijo...

Los sonidos de la civilización, los de la naturaleza y los que lamentablemente no se volverán a escuchar. ¡Qué bien lo has descrito! Me está encantando el libro. A mí la poesía me gusta saborearla y recrearme en su lectura, releo muchos poemas.
Un abrazo, amigo.

Adelfa Martin dijo...

Hermosos versos...

esa imagen y titulo, me hacen recordar esos sonidos que desde hace poco se han escuchado en ciertas partes del mundo sin saber de donde provienen...

saludos cordiales

Fernando dijo...

Antorelo, amigo; pensé que no habías recibido, porque no lo envié certificado y hoy día puede fallar el sistema de reparto. Me algro mucho que lo hayas recibido y sobretodo, que lo estés leyendo. Como sabes escribí este poemario ya hacebvarios años, cuando estaba pasando una crisis vital muy intensa que afortunadamnte llegué a superar. El pueblo, sus gentes y sus paiajes me ayudaron mucho en ese empeño. Gracia por leerme. Todavía tengo algún otro ejemplar de temática distinta que puedo remitirte si te interesa mi poesía. Gracias por tu interés. Recibe un fuerte abrazo-.Fernando.

Fernando dijo...

Adelfa, amiga: los sonidos que se oyen a veces son inciertos y otras peligrosos. A veces desaparecen y nos dejan esntristecidos cuando son de un nivel subjetivo bueno y decente, un abrazo cordial,Frnando