martes, 12 de abril de 2011

De mi gente.





De mi gente.




Mis paisanos tienen la misma naturaleza de mi tierra,
son jóvenes sarmientos, flexibles
y enraizados en el mismo tronco que yo,
nacieron del mismo barro, entre chumberas y cardos,
se abrieron paso entre piedras y alcaparras,
bebieron la misma agua, la savia de mis ancestros,
y se convirtieron en yemas latentes,
vitales, fulgentes, siempre mirando al cielo,
como las uvas de mi tierra, duras por fuera y dulces por dentro.
Por sus venas fluye la savia cítrica de los limoneros,
de su piel emanan aromas de azahar
y su vida ha florecido entre almendros y olivos.
De ellos he recibido el temple, mi memoria,
y algunas cosas más.
En ellos he recobrado mi historia y en ellos devendrá mi porvenir.
Por ellos he vuelto a mi casa de piedra, a mi balcón,
y me siento en el poyo de la puerta, junto a los mulos en el abrevadero,
a recordar las canciones de mi infancia,
a reinventar mis amores de niño, a soñar con el rostro de mis padres,
mientras tiembla mi cuerpo y templo las velas de mi espíritu,
hasta precisar que todo lo he recibido de ellos.

34 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Nunca el agradecimiento es suficiente para los que todo nos lo han dado. Pero tú siempre defiendes ese cariño a tu tierra, a tus paisanos y sobretodo a tus raíces. Eso es algo muy importante, amigo. Un fuerte abrazo de este maño adicto a tus textos.

Amando Carabias María dijo...

No conocía tu faceta en el verso libre, y reconozco que no me disgusta. Ser como es la tierra de uno, es el mejor modo de ser.

Fernando dijo...

Marcos, amigo, poeta. Muchas gracias por tu adicción´´Ún fuerte abrazo,

Fernando dijo...

Gracias, Amando, amigo, poeta.espero ir mejorando en el difícil arte del verso libre. Un fuerte abrazo ab imo pectore.

Ananda Nilayán dijo...

Querido Fernando, es hermosísimo y como siempre, todo un caudal que cultura y bien hacer.
Me ha emocionado, no sólo por el sentir que despierta, porque ese amor hace resonancia con lo propio.

Un abrazo con cariño mi querido poeta

Fernando dijo...

Ananda Nilayá, querida amiga: sí, me parece que los orígenes de cada uno no son tan lejanos. Un abrazo y gracias por tu lectura y comentario.

Silvia Meishi dijo...

Hola, Fernando:

Precioso recordar a aquellos a los que queremos y de los que hemos recibido tanto. Me ha encantado.

Un abrazo

Fernando dijo...

Silvia, amiga, gracias por tu comentario.Es bonito recordar a los que nos han hecho vivir y han vivido con nosotros ¿verdad? Un saludo cordial.

JUAN dijo...

Precioso homenaje al lugar de tu origen.
Cuando niño aprendí a leer con esta canción:Las campanas de mi pueblo sí que me quieren de veras: se alegraron cuando nací; llorarán cuando me muera.
Sí, sé que no viene a cuento;pero me ha venido ese recuerdo a la mente leyendo tus hermosos versos.
Un abrazo

Fernando dijo...

Hola, Juan, amigo: yo sentí también mucho no estar en Granada. Me hubiese gustado saludarlos a ti y a tu esposa. Otra vez será. Un fuerte abrazo.

Isolda dijo...

Esas tierras que tan bien describes no parece que se correspondan con las que habitas.
Sean las que sean, querido Fernando, es bueno sentarse junto al abrevadero y precisar, como bien dices, lo que nos fue dado, las raíces. Me parece un homenaje precioso a nuestras gentes.
Besos de limoneros y chumberas.

Antorelo dijo...

¡Es bueno tener raíces en algún sitio! Tú amas a tu tierra y a sus gentes. Excelente texto.
Un abrazo, amigo

Jorge Encinas Martínez dijo...

Da gusto sentir de esa manera y ser de esa manera: verdaderos como la tierra, limpios como el agua y con el sabor de los frutos madurados en el árbol.

Un abrazo, amigo Fernando

Fernando dijo...

Querida Isolda: el pueblo de la fotografía es Sierro (Almería), donde nació mi padre, uno de los cinco hijos de una pobrísima familia. Yo nací en Madrid. Hay dos de mis poemas en el blog que pueden ayudarte a conocerme. Son "De la Tierra" y "Mi nacimiento". Cuando los leas, si no me llegas a conocer, te explicaré el fondo de las cosas. Un saludo muy cordial.

Fernando dijo...

Antorelo, amigo: amo la tierra de mi origen y la tierra donde nací. Por tanto, también tengo el mismo amor por sus gentes. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Jorge, amigo: si lees los comentarios anteriores, puedes conocer cómo pienso. Un fuerte abrazo y gracias por tu bello comentario.

Marisa dijo...

La sangre de nuestros ancestros
nos empuja una y otra vez
a volver a las raíces de
donde nos hemos alimentado
con amor y agradecimiento.
Tus palabras siempre
tan cercanas llegan muy hondo.

Un gran abrazo Fernando

Fernando dijo...

Marisa, amiga: muchas gracias por tu comentario. Los ancestros están todos en nuestros corazones. Un saludo muy cariñoso.

Terly dijo...

Dichoso quien puede regresar a su casa, sentarse en el quicio de la puerta y beber el néctar de los recuerdos. La casa en que viví en mi niñez y parte de mi juventud, casa que era una joya digna de ser protegida por las autoridades municipales, se la tragó con su enorme boca una "Caterpillar" y con ella todos mis recuerdos.
Precioso poema, Fernando, como siempre.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Amigo y poeta Terly: muchas gracias por tu comentario. Siento lo de tu casa. La de mis padres existe todavía en el pueblo, pero no es de nuestra propiedad. La plaza principal de Sierro lleva el nombre de mi padre Francisco. Un fuerte abrazo.

Juanjo Almeda dijo...

Me ha llamado la antención especialmente este fragmento, querido Fernando:
..."mientras tiembla mi cuerpo, y templo las velas de mi espíritu, hasta precisar que todo lo he recibido de mis padres"; ahí puedo suponer varias cosas; hay mucho detrás de ello. Un abrazo.

Fernando dijo...

Juanjo, amigo, poeta: tu comentario me ha gustado. Sí, el temblor se produce al pensar en lo que he perdido. El espíritu se templa al apreciar lo que mis padres me han dado. Un fuerte abrazo.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Me encanta todas esas remembranzas de niño y recordar el rostro de tus padres, eso me impacto, y gracias a Dios aun tengo a mis padres.

Saludos

Fernando dijo...

Gracias Roy, amigo, por tu comentario y felicidades por tenerlos contigo. Un abrazo.

Charo Bustos Cruz dijo...

Mi querido amigo y poeta, qué bien se te dá el verso libre, me has sorprendido y emocionado gratamente.
Quiero pedirte disculpas por no comentar mas a menudo, he estado ausente un tiempo y me cuesta ponerme al día con todos.
Espero y deseo que te encuentres mejor de salud.

Recibe un fuerte beso de tu amiga

~Charo Bustos~

Fernando dijo...

Charo, amiga, gracias por tu comentario. Estoy cada día mejor gracias a vuestra amistad y apoyo. Un saludo muy cordial.

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querido amigo Fernando: llevas la poesía clavada en el corazón y de tu tierra y de la sangre que heredamos me siento agradecido igualmente que agradecido me siento de haberte conocido y compartir contigo las enseñanzas que siempre me ofreces.
Precioso y delicado texto lleno de delicadas palabras suaves y tiernas.
Un abrazo

Fernando dijo...

Rafael, poeta y amigo: tu comentario, gracias, muy amistoso. Creo que ambos amamos a nuestros paisanos, aún sin conocerlos. La vida es así, te separa de tus raíces, te aleja de tus orígenes, pero no puede hacerte olvidar lo que llevamos dentro. Y siempre aparecen nuevos y entrañables amigos, como los del Rincón de los Rechazados, que te devuelven la esperanza.. Un fuerte abrazo.

Terly dijo...

Jajaja,... En una ocasión me dijiste, querido Fernando, que si no seríamos hermanos y me ha entrado la risa al leer que una plaza de tu ciudad lleva el nombre de tu padre porque una de la mía, también lleva el nombre de mi progenitor, lo único que no me cuadra es que el mío se llamaba Pedro.
Bueno, bromas aparte, venía a felicitarte la Pascua y a dejarte un "fraternal" abrazo.

Fernando dijo...

Terly, amigo y poeta: acabas de cumplir con tu comentario todas las obligaciones que podría imponerte nuestra Santa Madre Iglesia para esta Semana Santa. Ya no tienes ni que ir a los oficios o procesiones. Has hecho tu gran obra de caridad que compensa todo lo demás. Por cierto, ni tú ni yo podremos nunca nuestro nombre en el pueblo, porque nuestros pueblos ya no son lo que eran ni nosotros lo que eran nuestros padres. Un fuerte abrazo y felices pascuas.

Gustavo Pertierra dijo...

Suenan tan bien este poema, no se si por sus bien escogidas palabras o por su escencia tan terrenal y nostálgica, pero me he quedado fascinado después de su lectura, moviendo mis memorias por sobre tus versos.
Un fuerte abrazo, querido amigo.

Fernando dijo...

Gracias por tu comentario, amigo Gustavo, Me emociona pensar en mi gente y en mis ancestros. Seguro que a ti te pasa lo mismo. Ya tendremos tiempo de reunirnos con ellos en el futuro y recordarlos ahora siempre es bueno. Un fuerte abrazo ab imo pectore.

Ángeles Hernández dijo...

Reinventar la infancia, revivirla, todos volvemos, antes o después, para unirnos con la tierra de la que procedemos, aunque durante mucho tiempo lo hayamos olvidado y hayamos vivido de espaldas.

Si puedes echa un vistazo a : http://angeles-piensoluegoescribo.blogspot.com/
Concretamente al relato: Retrato , un viaje, del 15 de abril.

Un abrazo de reunificación, Á.

Fernando dijo...

Angeles. amiga, gracias por tu comentario. Claro que he leído tu relato y me ha gustado mucho. Debes seguir escribiendo sin parar. El libro quiero comprarlo, pero me ha sido imposible hacerlo por Internet. No se me da bien hacerlo por el ordenador. Espero que me lo enviéis contra reembolso a c/Abraham Matesanz 47 - 28250 Torrelodones- Madrid. Un fuerte abrazo.