lunes, 25 de abril de 2011

Mi barca.



Mi barca.




Me acerco a la orilla de la playa
al atardecer y, aprovechando la bajamar,
decido construir mi barca.

Con mis dos manos recojo
la arena blanca
y la voy depositando sobre el suelo,
diseñando la proa, las bancadas,
los laterales y los remos.

Esta barca la construyo
desde mi memoria
( conchas rotas, castillos derrumbados,
restos de naufragios ).

Me siento en la bancada de popa
y miro hacia el cielo
dispuesto a fijar mi rumbo
y recorrer un nuevo camino,
pero el sol se aleja
y la noche se acerca.

26 comentarios:

eMi dijo...

Ahora, más que nunca, Fernando, es momento de exhalar pasado, inhalar presente e imaginar futuro, no importa cuánto quede.

Fernando dijo...

Muchas gracias, Emi, amiga, por tu comentario. Los amigos son como la sangre, que acude a la herida aunque no se le llame. Tú demuestras ser mi amiga y te doy por ello las gracias. Un abrazo ab imo pectore.

Isolda dijo...

Me gusta tu poema, Fernando. Está bien sentarse a la popa de tu barca y recordar los sueños que fueron; sin embargo el rumbo está fijado permanentemente hacia el ocaso. En las manos tenemos la posibilidad de disfrutar una nueva vida, algunos literalmante.
Mucho besos, querido.

Marcos Callau dijo...

Los sentimientos antes el atardecer y los recuerdos son igual de profundos y los has recogido excelentemente aqui, desde esta barca repleta de pasado. La noche se acerca, pero mañana vuelve a amanecer. Abrazos, amigo. Espero que hayas pasado unos buenos dias.

Silvia Meishi dijo...

Cuantas barcas hemos construido y cuantos sueños hemos depositado en ellas ¿A dónde nos lleva realmente? El destino es incierto, pero nuestra voluntad es un timón.
Muy bella poesía, Fernando. Me ha encantado leerla.

Un abrazo

Fernando dijo...

Isolda, querida amiga, esta poesía la he publicado porque fui al café de las sorpresas y estuve solo. No puedo soportar la soledad y empiezo a escribir penosas sensaciones. Gracias por tu eterna y positiva alegría. Un cordial saludo.

Fernando dijo...

Silvia, amiga, poeta, muchas gracias por leer mi poema. Tu opinión la valoro siempre mucho. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Marcos, amigo: gracias otra vez más por tu comentario. Espero que vuelva a amanecer, pero las cosas están un poquitín difuminadas. Un fuerte abrazo.

Adolfo Payés dijo...

Que la semana sea de éxitos, suerte en todo, mis mejores deseos, con el respeto y la admiración de siempre..


Un abrazo
Saludos fraternos..

Ananda Nilayán dijo...

Es tremendamente triste este poema, Fernando, pero pese a todo, por más que el sol se aleje, quien decide construir una barca es porque piensa navegar y seguir a flote.

Te mando un abrazo enorme

Fernando dijo...

Ananda, amiga mía: tienes razón. Es bueno plantearse construir un proyecto y sobrevivir. Un abrazo muy fuerte.

Fernando dijo...

Adolfo, amigo: gracias por leer mi poema. Saludos fraternos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Buena esa barca que atesora todas las experiencias de castillos y naufragios; mejor patrón que sin luz, guiado por las estrellas, arribará a buen puerto, seguro.
Abrazos.

Terly dijo...

Esa barca construida con la arena de los recuerdos, no es una barca cualquiera, a mí se me antoja con alas y ella te llevará a disfrutar de los mejores paisajes de la vida, sin duda. ¿Triste?... No, para mi, soñador y los sueños despierto se elijen y nunca pueden ser tristes, si el sol se aleja, no hay que olvidar que se acerca la luna y ella ilumina los sueños.
Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Jorge, amigo y poeta: gracias por tu comentario. Ahora estoy mucho mejor y te llamaré para concretar el plan hablado antes de la Semana Santa. Un abrazo muy fuerte.

Fernando dijo...

Terly, amigo,poeta: muchas gracias por tus ánimos. Seguro que esa barca no se hundirá fácilmente. Tampoco pesan sus años ni su madurez. Es joven y quiere renovarse. Un fuerte abrazo ab imo pectore.

Pluma Roja dijo...

Precioso poema. Mis humildes felicitaciones.

Un fuerte abrazo.

Hasta pronto.

Jorge Encinas Martínez dijo...

Un momento de poesía intensa la de tu barca de arena. Un abrazo, amigo poeta

Fernando dijo...

Jorge, amigo, poeta, gracias por tu comentario sobre un poema tan doloroso. Un abrazo cordial.

Fernando dijo...

Plma Roja: amiga, bienvenido tu comentario, humilde como tú dices, creativo como yo opino, Un beso, poeta.

Juanjo Almeda dijo...

Querido Fernando: la sensación puede ser penosa, pero el poema es bello. En julio estaré de vacaciones, y, tenía pensado visitar Torrelodones un par de días, así que podemos quedar un día en ese emblemático café y luego, si tienes ganas, podrías eseñarme un poco algunos de esos lugares que he conocido en tus relatos. No podría ir antes -aunque me gustaría-, porque los viernes trabajo hasta por la tarde y el viaje me es bastante largo y cansado -también prefiero ir en mi coche- para estar allí un solo día y no poder disfrutar más de la estancia. Lo tengo pendiente. Hasta pronto.
Un abrazo

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querido amigo Fernando: ¡Son tantas las cosas que desde la memoria construimos! Y ahora me traes a la memoria el mar al que yo quiero darle olvido.
Un abrazo

Rayuela dijo...

la barca está en el laberinto de la memoria.
entremos a buscarla.

besos,Fernando*

Fernando dijo...

Rafael,amigo y poeta: El mar no es el problema, el problema es la noche oscura del alma. Un abrazo.

Fernando dijo...

Hola,Rayuela: no quiero ni pensar cómo estará de grande tu niña pequeñita. Me acuerdo mucho de ella y de vuestras fotografías. No cabe duda de que me estoy haciendo viejo. Muchos besos.

RALEIGH dijo...

Me parece maravillosa esta poesía. Es tan trágica...

La idea de construir una barca, aprovechando la bajamar. Una barca en tierra, que nunca podrá navegar, que la marea volverá a cubrir....

Los materiales,conchas rotas, castillos derrumbados,
restos de naufragios, qué manera tan perfecta de evocar todos los avatares de una rica vida que nos deja como atónitos supervivientes...

Y el toque final, trágico como una el primer movimiento de la Tercera de Mahler en que el improbable héroe, cuando está dispuesto a
fijar el rumbo
y recorrer un nuevo camino,
constata cómo el sol se aleja
y la noche se acerca.

Quién no ha vivido la angustia indecible del alba, cuando las formas se diluyen en la oscuridad y las cosas pierden sus contornos y nos dejan sólos y asustados...

Realmente me ha emocionado mucho esta poesía, probablemente la más desasosegante de las que te he leído...