lunes, 1 de octubre de 2012

Diez poemas sobre el amor incierto II


II




Apología de la accesión



Cisura de convicciones,
antes sólidas;
inabordable rotura de esquemas
desde dentro del ser,
sumisamente aceptada,
hondamente asumida
desde el loco anhelo
de vivir
la nueva naturaleza del amor.

La realidad ha roto el paño de la cerradura,
y la accesión al amor incierto
abre el arcano de los años precisos;
derrama las nuevas sensaciones
rompiendo certezas
y deifica al Ser Superior,
ahora hallado,
suplicando la entrada a su reino
en una entrega total.

Dejarse llevar:
esa es la respuesta.
Acceder sin defensas
con personal entrega;
inundarse
del nuevo aroma con humildad;
aceptar sus tiempos y sus normas
entregando la voluntad,
la íntegra donación,
viviendo la disciplina y la amada obediencia
ante su poder absoluto.

Si a veces el nervio se yergue
y la noche oscura apaga la voluntad de acceder,
desbórdese
la capacidad de entrega,
rómpanse los viejos esquemas
y predomine el desasimiento,
la dulce entrega,
la aceptación de los tiempos y los márgenes
en ilimitada donación de mente y materia.

Ya no hay vuelo de pájaros, ni nubes negras,
ni tormentas de ruido y cercanías;
solo la quietud del anonadamiento
y el silencio.
El desmayo íntimo,
profundo
ante lo inmensamente superior,
en una quiebra total de los conceptos
que antes eran indestructibles y absolutos.

8 comentarios:

Francisca Quintana Vega dijo...

ngundca82¡Y se ha dejado llevar...por la inspiración y vaya poema profundíiisimo que le ha salido!.
A veces, es lo mejor que se puede hacer...dejarse llevar por la vida, por el impulso, por la emoción, por el destino...se sufre menos y se aprovechan más los minutos. Saludos
..............................
¡La moderación de comentarios hace muy difícil comentar...no sé si lo sabe!

Fernando dijo...

Gracias, Amiga Francisca. Espero que cada uno de los ocho poemas restantes te vaya gustando más. Un gran abrazo.

Marisa dijo...

Tus poemas son de un respirar profundo e ir siguiendo
con emoción todas las líneas
de esa incertidumbre
que siendo tuya
lo es de todos.

Te he echado mucho de menos
pero no tus letras
que estuvieron excelentemente
representadas
en la voz de nuestro común amigo
Rafael Mulero.

Espero verte en Santiago
para el próximo encuentro.

Un gran abrazo.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Las convicciones inherentes al ser humano son tan leves y tan volubles como voluble es el Ser que les abraza. El espíritu se consagra a la búsqueda de un Ser Superior como respuesta a sus propias inquietudes y crea hallarlas abandonado sus conceptos y entregándose a lo desconocido dándole desde la esfera de los dogmas cualquier nombre como Ser Superior.
Un muy buen poema mi estimado Fernando y muy bueno para reflexionar.
Recibe mi abrazo y mis respetos.

Fernando dijo...

Marisa: difícil tengo el viajar, pero si es por verte personalmente, haré lo que sea. Un saludo muy cordial.

Fernando dijo...

Gustvo, poeta, amigo: el Ser Superior de que hablo en mi poema no es el que todo el mundo sobreentiende. Hablo de aquello más cercano, más entrañable, más humano, "el otro". Un fuerte abrazo.

Soledad dijo...

Estos magníficos poemas merecen ver la luz... Gracias por compartir una poesía tan bella con todos nosotros.
Un fuerte abrazo,
Sole.

Fernando dijo...

Sole: muchas gracias por tu comentario, tan generoso. Bien sabes que la hermosura de estos versos se deben a mi hada madrina, que los ha tocado con su varita mágica y los ha hecho resplandecer. Un beso muy grande.