miércoles, 4 de marzo de 2009

A la inspiración.




A la inspiración.



Ascua, llama, fulgor, brasa encendida,
arrebatada voz de la locura,
impensable milagro en esta oscura
realidad, luz del todo inmerecida.

¿ Cómo viniste y fuiste en mí nacida,
cómo en mí iniciaste la aventura
del don de la palabra y mi apertura
hacia la irrealidad de ti venida ?.

Inspiración, esclarecida idea
que todo lo define en la pelea
del verbo con el verbo, te demando

tu plena desnudez, tu permanencia
en mí, mientras yo siga trabajando
con tu luz invasora en mi conciencia.



----------

1 comentario:

miguel dijo...

A más de dedicárselo a la Inspiración,este soneto es la prueba de la misma y de su presencia en tí, Poeta.