lunes, 12 de abril de 2010

XV.La venturosa Nueva Alianza. (Erfreute Zeit im neuen Bunde)

(Erfreute Zeit im neuen Bunde)

Kantata BWV 83 J.S.BACH


La venturosa nueva alianza.

Dudo si aceptar plenamente
el paradigma de mi vida
o adentrarme en la nueva escala de valores
que comienzo a descubrir
en esta ascensión al universo de la poesía.

Puede que, todo lo que no es poesía,
sea irrealidad, como piensa Celso.
¿Habré sobrepasado ya un cierto límite
en la interpretación de la realidad?

¡Quiero llegar al universo de la poesía,
integrarme en él,
liberarme del mundo intransigente que me aprisiona
y me impide el acceso a la creación poética!

Quiero compartir esa llamarada interna
que viene del cielo o de lo profundo de la tierra,
ese arrebato de locura, esa ensoñación,
esa suelta de palomas mensajeras
que derraman las buenas noticias del espíritu sobre nosotros,
y crear entonces, sólo entonces,
una plena y venturosa nueva alianza con los poetas.

Juan Ramón, Miguel, Antonio, Rafael,
recitásteis vuestros poemas hablando con el pueblo,
dejando a los sabios sepultar su lenguaje
en las desvencijadas estanterías de la Academia,

Sé que es difícil, pero yo quiero palpar vuestra poesía,
embriagarme con el licor de vuestras intuiciones,
absorber vuestros pensamientos,
deleitarme con la musicalidad de vuestra palabra.

¡Ah, si yo pudiera reencarnarme en Virgilio,
pastorear las palabras como Teócrito,
viajar al destierro con Ovidio,
siempre callado, para oír su respiración,
partir del mundo que me rodea,
la paz de su pensamiento poético
y fundirme en la abrasadora conciencia
de su clara, incontestable, categórica humanidad!

Al fin he podido encontrar la palabra de los que,
al estar yo dormido,
nadie me pronunció en mis atardeceres,
ni en mis madrugadas, ni en mis noches de silencio,
mientras los árboles crecían sin yo darme cuenta.

Una nueva alianza nació por mi investigación personal,
por mi encuentro afortunado
con una invasión de ideas y de palabras,
un compartir lo poético en mis horas solitarias,
en entrañable unión con los mejores.

El tiempo me fue sosegando lentamente,
ayudado por Jorge Manrique, informado por Lucanor,
absuelto por Juan de La Cruz ,
empujado a lo alto por Teresa,
para acabar entendiendo que lo sublime es lo sencillo,
que muchas veces las palabras sobran,
y lo importante es traspasar la línea sutil del pensamiento,
ascendiendo a la entraña de la poesía,
en venturosa alianza con sus creadores.




23 comentarios:

Pluma Roja dijo...

La belleza es la belleza y la poesía es la poesía. Tu reúnes ambas en tus letras. Mis respetos DON Fernando.

Saludos cordiales,

Hasta pronto, un abrazo fraternal

Juanjo D. dijo...

Ínclito Fernando, esta vez, no he podido reprimir que mi alma haya sudado a través de mis ojos, es real, como la poesía.
Llevo poquísimo tiempo escribiendo y sinceramente he leido no mucho, mis conocimientos teóricos de la poesía son escasos, pero hay algo que estoy descubriendo que es esto, la poesía, para muchos irreal,en la que quizás sólo podrán ver un circunloquio de palabras bonitas y rebuscadas en algunos casos. Sé, que es más que eso, son nuestros sentimientos que no pueden ser encarcelados por nada ni nadie; expresados en ese mundo, ese universo, un mundo en el que el tiempo y el espacio no se mueven, algo que nadie nos puede quitar, es nuestro, en él somos completamente libres, y en él, pienso vivir por mucho tiempo conjugando lo real con lo irreal.
Un abrazo sincero, amigo.

Mercedes dijo...

Magnífico Fernando. La poesía te ha hecho llegar a lo profundo y verdadero del ser humano, a través de los maestros has podido saborear el alma de los hombres,al fin y al cabo la verdad más desnuda.
Muy buena entrada.
Un abrazo.

Ananda Nilayán dijo...

Un poeta declarando que quiere ser poeta, qué curioso.
Hay que ver todos los pensamientos que expones en estos versos, la cantidad de cultura y conocimiento que derrochas y lo poéticamente bello que lo expresas.
Hoy te vuelvo a aplaudir, querido Fernando.

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Creo que comprendo lo que quieres decir y creo que siento lo mismo que sientes. En la poesía está el mundo, y el mundo está en la poesía. Nosotros, aunque seamos torpes (lo digo por mí)acólitos de su inmensidad, tenemos la suerte de poder entrar en los latidos del mundo a través de sus versos, y sobre todo, desentrañando y gozando con los versos de los maestros.

raleigh dijo...

Me encanta esta poesía sobre la relación con la poesía, y esa peregrinación tan lógica desde los clásicos an la poesía comprometida con todo lo humano hasta llenar a la sencillez llena de luz de un Jorge Manrique o Sta Teresa, dond el aemoción se contiene en una atmósfera liviana deluz y paz con uno mismo y con todo lo que nos rodea. La paz de la aceptación del misterio, del abandono del yo, de la convivencia con todo lo que nos rodea. Enhorabuena por tu pasión por la belleza....

Belkis dijo...

Ya lo dijo Nietzsche: “La sencillez y naturalidad son el supremo y último fin de la cultura”. Y tu dices, “lo sublime es lo sencillo” y yo entiendo que te refieres a la belleza que se puede transmitir a través de las palabras sencillas que nacen del corazón y que por ello son ricas en sentimientos y emociones y transmiten tantas sensaciones a los neófitos en el tema y que leemos con la sensibilidad a flor de piel. Gracias a ustedes los poetas, podemos gozar de nuestro tiempo en este nuevo pacto…
Me encantan estas letras.
Un abrazo Fernando

Laura Gómez Recas dijo...

Lo suscribo, Fernando.

Entiendo literalmente lo que dices desde el verso, siendo un mensaje austero de recapacitación sobre lo que significa realmente el lenguaje poético.
Lo que más me ha conmovido, o sorprendido, o agradado... no sabría definirlo, ha sido la octava estrofa. Quizás ahora pase igual (siento, a veces que sí) y que la frecura de lo auténtico se haya fuera del academicismo estático, entre otros lugares, también en las trincheras de internet.

Mi aplauso y mi admiración por un poema tan expuesto a la argumentación.

Laura

Lunska Nicori dijo...

Mi querido amigo: en estas horas de nocturnidad que compartimos...cada vez que me asomo a tus versos me quedo temblando, emocionada, conmocionada... Bien aprendiste de todos tus poetas queridos, tanto que ya nada tienes que envidiarles. Tu versos, querido amigo, son únicos, perfectos, sentidos...transmiten tu sosiego y tu desasosiego, tus alegrías y tus preocupaciones...haciéndote transparente como una gota de agua surgida de un manantial profundo...
Me quedo pensándote, sintiéndote en este deambular tuyo entre nuestros pensadores y poetas queridos, y sin que lo sepas, para mi, estás ya entre los más grandes.
Un abrazo fuerte, y besos

JUAN dijo...

Te felicito, amigo Fernando, por la belleza de las palabras con que expresas tu deseo de conocer el sentido de las cosas.
Comparto contigo que un poema no debe ser solo poner unas palabras bonitas junto a otras para que rimen: deben decir algo más, llevar un mensaje que libere al ser humano de sus miedos.
Todo el poema es una obra de arte, pero especialmente me llega esta estrofa:

"Acabar entendiendo que lo sublime es lo sencillo,
que muchas veces las palabras sobran,
y lo importante es traspasar la línea sutil del pensamiento,
ascendiendo a la entraña de la poesía,
en venturosa alianza con sus creadores".
Un abrazo

Jorge Torres Daudet dijo...

Fernando, enhorabuena; tu forma elegante, directa y sencilla de escribir en cada uno de tus poemas, define lo que ahora, claramente, invocas.
Un fuerte abrazo.

Terly dijo...

Me ha gustado y he disfrutado leyendo este poema exaltando a la poesía y a los grandes poetas que nos ofrecieron las aguas de su fuente para beber de ellas.
Me han subyugado en especial manera estos tres versos.

"para acabar entendiendo que lo sublime es lo sencillo,
que muchas veces las palabras sobran,
y lo importante es traspasar la línea sutil del pensamiento"

Creo que con ellos, efectivamente, consigues traspasar esa línea sutil del pensamiento.

Un fuerte abrazo, querido amigo.

Estela dijo...

¡¡¡Por DIOS Fernando!!!.
Tu si que me transportas a las LETRAS y la HISTORIA ,A LA TRISTEZAS Y GLORIAS ,
de nuestros humanos que supieron extraer de sus raìces LA PALABRA.
Como tu hermano .
Quièn escribirà sobre tu magnificencia poètica .
Agradezco al cielo el haber conocido a FERNANDO JIMENEZ-ONTIVEROS .
BACI..................estela

Raül JotaGé dijo...

La poesía no es más que un momento, un sentimiento relámpago que hay que saber atrapar. Una inmediatez urgente y corta que te dicta el ruido o el silencio, la soledad y la algarabía.

El poeta es el "atrapamomentos", el difusor de esas pequeñas cosas que sólo los versos pueden engrandecer hasta explicarlo y hacerlo sentir que no entender pues, si se entendieran, ya no sería poesía.

Un abrazo Don Fernando desde Cáceres.

Marcos Callau dijo...

Enorme. Tu texto me ha dejado extasiado como quien lee una sagrada escritura porque creo que no puedo encontrar más verdad en ningún otro texto como en este poema. Como bien dice Mercedes es un acertado examen del alma humana a través de la poesía. Nombras a Juan de la Cruz. Estuve en Segovia leyendo algunos textos que dejó escritos por allí y en la piedra del "descanso del caminante", cuando ascendía a la ciudad cada mañana. Fue una experiencia inolvidable, casi metafísica. Por cierto, hay un lugar ahi al que le dedique unos versos llamado "El jardín de los poetas" desde donde se puede apreciar una estampa maravillosa del Alcázar. Algo parecido me ha transmitido este poema.

Raül JotaGé dijo...

DON Fernado, es para mí un orgullo saber de sus esquejes en mi querida Extremadura, y más concretamente en mi ciudad, Cáceres. Más orgullo aún si cabe saber que lee mis ofuscaciones pasajeras. Le leo desde mucho antes de que yo tuviera mi blog propio.

Lo dicho, aquí tiene su ciudad y aquí uno de sus trovadores.

Abrazos desde la ciudad de las piedras.

Julio Fidel dijo...

Fernando:

Tengo que decirte que la lectura de tu poema me ha dejado la emoción a flor de piel y de garganta.

Puede que sólo sea realidad la poesía y más allá, donde esta acaba, como tú bien dices, o como dices que alguien dice, es donde empieza la realidad superior de la música.

Un escalofrío de gacela me recorre la cerviz
al caer bajo las garras y las fauces del depredador.

No me importa morir y convertirme en vino tinto
y con mi astilla de roble convertirlo en caldo añejo
si con mi vaso aporto un sorbo de ebriedad al músico poeta
que , generoso de bondad, viene a catarlo.
Yo, por mi parte, lector empedernido y bebedor
con su copa de Gran Reserva me emborracho.

Yo tuve un padre que arrulló mis atardeceres, amaneceres y mañanas de poemas…
…pero me faltó la música.

Escribo esto mientras tu fondo musical, canción ª 6, de Frederic Mompou me acompaña.

Un abrazo

salvadorpliego dijo...

Bueno, parece que nos pusimos de acuerdo para escribir del mismo tema: la poesía.

Excelente, poeta!!!!!!

Un fuerte abrazo.

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

También deseo que lo que dices en esta estrofa, se cumpla:
"...esa suelta de palomas mensajeras
que derraman las buenas noticias del espíritu sobre nosotros,
y crear entonces, sólo entonces,
una plena y venturosa nueva alianza con los poetas"

Carla Tormenta dijo...

Muy bueno, amar la poesía es algo que salva los pasos en la tierra.

Noray dijo...

No es necesario, querido Fernando, que te reencarnes en ninguno de ellos. Tú eres ya uno de ellos, eres uno de los grandes Poetas con mayúsculas. Estoy seguro que el tiempo me dará la razón.


Es un placer volver a leerte después de tres semanas sin internet en casa.



Un fuerte abrazo

mj dijo...

Fernando, creo que ya has llegado al universo de la poesía y el arrebato de la palabra te inpregna el alma, no lo dudes.
Ha sido muy emocionante leer este poema.
Gracias
mj

Marisa dijo...

Lo has resumido muy bien
lo sublime es lo sencillo.
Tu has sabido traspasar esa línea sutil,haciendo
entrañable poesía.

Un fuerte abrazo Fernando