martes, 3 de agosto de 2010

Quiero encontrarme solo.



Quiero encontrarme solo.


Quiero encontrarme solo en el momento
de abandonar mi última esperanza,
poner mi voluntad en la mudanza
sin distraer la angustia que presiento.

He de ver el final desde mi asiento
con espíritu lleno de templanza,
aceptar el dolor que ya me alcanza
y nunca enmascarar mi desaliento.

Porque voy a dejar lo que más quiero,
todo aquello que amé siempre a mi lado,
aunque nunca aprecié su cercanía,

quiero encontrarme solo y ser entero,
mostrar en la batalla a un buen soldado
y entregar el valor que yo tenía.


5 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Un soneto de derrota. Muy bonito y musical.

FRANK RUFFINO dijo...

Poeta amigo:

Profundidad de soneto. Así pienso yo: en una angustia que ya cala mis huesos, esa de dejar lo más querido o no haber hecho algo en mi vida por los míos o por mí mismo.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

P.D. Poeta, como no tienen fecha tus entradas, no sé si te fuiste de vacaciones porque hace días no sabía de ti.

Noray dijo...

Excelente soneto. En esa también me encuentro yo querido amigo.


Un abrazo

Laura Gómez Recas dijo...

Me encanta el tinte casi épico que se cuela en entre los versos.
Esa soledad es la que deberíamos desear todos. Aceptarla debe ser la mejor manera de afrontar el tránsito.

Es estupendo leerte.
Un beso.
Laura

(Noray, otro para ti)

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querido amigo y siempre poeta: yo deseo saber cual es nuestra última esperanza. Tal vez, algo tan sencillo como tomar una copa de vino contigo para disipar las angustias que se nos vienen encima, esas que nos sobresaltan de repente como los destellos de los ojos de la mujer que nos mira, entre curiosa y asombrada y al final nos sonrie.
Un abrazo para calmar tu desaliento y que no llegue, que no llegue.