viernes, 16 de noviembre de 2012

Carmencita jugando




Tu azotea es un lugar de ensueños,
de silencios, de soledades,
donde se extiende
la delicia de una niña en cuclillas
jugando con maternales enseres.

No hay nada más allá de la baranda,
el mundo se ha conformado aquí
y es donde vives, amas, juegas,
con la intensidad de una realidad distinta,
con la emoción de un mundo nuevo.

Te miro rodeada de nubes
que sobre ti envidian tu azotea
porque está llena de vida
y de ternura; te imagino,
Carmencita querida,
recibiendo a los ángeles
que bajan por una escalera de colores
a jugar con tus cosas
y a compartir tu soledad de niña.


Al cuadro del pintor Antonio López ”Carmencita jugando

10 comentarios:

Marisa dijo...

El pintor pone el pincel y el gesto y tu sabes arropar el cuadro con palabras y sentimiento.
Admiro esa gran capacidad tuya
para realzar la obra con tanta ternura y belleza.

Un grandísimo abrazo

Fernando dijo...

Marisa, amiga mía: la verdad es que esta cuadro siempre me ha entusiasmado.Yo he jugado así de niño con mis hermanos. Un fuerte abrazo.

Marcos Callau dijo...

Bueno, Fernando, me encanta este cuadro de Antonio López, uno de mis preferidos en su extensa, inacabable e inacabada colección. Los versos que has escrito para esta obra son tan acertados como sus pinceladas, amigo. También realistas. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Un fuerte abrazo para tí, amigo Marcos. Muchas gracias por leer mis poesías.

Francisca Quintana Vega dijo...

Me ha traído recuerdos de mi niñez...sí, algo que hoy día casi se está perdiendo. Los juegos son otros, o no son...entre consolas y ordenadores etc. En fin, que me ha gustado mucho el poema. Mi cordial saludo.

Fernando dijo...

Francica, amiga, poeta: Yo también siento añoranza recordando lo soldados de papel. Claro que en mi ñiñez había menos cosas que en la tuya. Un beso.

Begoña de Urrutia dijo...

Está lleno de ternura. Sabíamos jugar con nada para hacer de ello todo. Y la infancia duraba mucho tiempo. Ahora, creo yo juegan con todo para no crear nada.
Hasta la próxima visita

Fernando dijo...

Hola, querida vasca de Bilbao. Gracias por leerme. Así sé que sigues escribiendo y participando con nuestro blog de poesía. ¿Verdad que se añoran esos jusgos de niños tan elementales y puros? Un saludo muy cordial.

Maria Sanguesa dijo...

Hermoso poema que derrocha ternura. Es uno de mis cuadros favoritos, de entre toda la obra de Antonio López.
Gracias por tan preciosos versos. Un abrazo.

Fernando dijo...

María, amiga: tambiésn es uno de mis favoritos. Siempre me ha cautivado su sencillez y humanidad. Un abrazo.