martes, 13 de noviembre de 2012

Tú y yo





Tú y yo hemos encontrado juntos
una abertura
entre montañas de dogmas y recelos.

Hemos recibido la claridad
de los momentos únicos y emotivos
de nuestro amor incierto,
soslayando amenazas míticas,
sintiéndonos
sobrecogidos y temerosos
por gozar la limpia fusión
de nuestras almas y nuestros cuerpos.

Tú y yo.

Lo demás no importa.

Vuelan los pájaros sobre los bosques y montañas,
destellan los charcos,
abre el viento caminos entre las nubes altas,
enciende el sol la tierra,
zumba la moscarda,
doblan las campanas,
silban las culebras,
y se ciernen sobre nosotros las alegorías,
las leyendas bíblicas,
los límites,
los mantras,
mientras nosotros estamos viviendo
nuestro espacio de libertad,
aprendices de la lucha en esta guerra
creada por nuestro entrañable y valeroso amor.

¿Te das cuenta
que nos amamos,
que solo existimos nosotros
fusionados por el amor esencial
gracias al cual
yo estoy en ti y tú en mí?

¿Verdad que nuestra vida es ahora maravillosa,
que nuestra entrega es especial,
que ha valido la pena nuestra mutua atracción?

El amor que estamos viviendo,
nacido desde la hondura,
es ahora plenamente aceptado por la brisa,
los pájaros,
las nubes,
los charcos plateados
y las campanas que suenan
movidas por el viento de nuestra pasión,
inédita,
que nos hace respirar un aire nuevo
lejos de las oscuras profundidades
en que se ocultaba.



9 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

Cuando el amor traspasa los inconvenientes, los tropiezos, los malos deseos ajenos y las interferencias, suele sentire con la fuerza del sobreviviente capaz de alcanzar las mayores alturas...¿durarà...no durarà? Eso lo sabe el destino, pero la pasiòn que une a los vencedores...es incomparable...¡vivirla! eso es lo importante...

saludos

Fernando dijo...

Adelfa, amiga, poeta: tienes razón, toda la razón. El amor debemos vivirlo con toda intensidad, todos los minutos de nuestra vida. El amor verdadero es todo pasión, pero pasión espiritual, no sólo material. De esta manera podremos alcanzar el estado que deseamos de felicidad con los demás. Un fuerte abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

El amor espiritual es el que perdura.
Te dejo un abrazo

Fernando dijo...

Otro abrazo para ti, querida Alicia. Gracias por leer mis poemas.

Marisa dijo...

Querido Fernando, cuánto me han gustado tus palabras, ese amor compartido que perdura apasionado
a pesar de los altibajos
que presenta la vida.

Te agradezco un poema tan bello.


Un abrazo muy grande

Fernando dijo...

Hola Marisa, amiga,poeta: Sí, los altibajos no pueden con nuestro amor si es un amor cierto y verdadero. Sé que tú sabes mucho de su naturaleza en esas tierras divinas. Un saludo muy cordial.

Francisca Quintana Vega dijo...

Es maravilloso...de los poemas suyos que más me han gustado.
Otro de esos poemas que toda mujer quisiera escuchar. Un canto al amor verdadero, a la persona completa, a su esencia...una declaración de amor, que no necesita música.
¿Y su esposa, cómo se encuentra? Espero que recuperada. Mi cordial saludo. Estoy viendo abajo que las letras de la moderación de comentios son hoy más fáciles jaja...a ver, voy a ellas..

Fernando dijo...

Francisca, amiga, poeta:gracias por preguntar por mi mujer. Estamos pasando un malísimo momento, a la espera del dictamen del neurólogo a partir del resultado del TAC que nos darán el jueves. Yo piensoique todo irá bien, porque ya no tiene nuingún síntoma malo. Un abrazo muy fuerte.

Fernando dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.