jueves, 21 de junio de 2012

La rambleta del Seguet


La rambleta del Seguet.

 

Eres como una llaga antigua
sobre la piel de la plana,
¿ vena, surco, cicatriz ?,
que recoge las lágrimas del cielo
en su regazo humilde
y sorteando naranjos y sembrados
las lleva hacia el mar.

Quisiera ser como tú,
rambla pequeña,
remanso de tormentas,
cauce de lágrimas,
sosiego de riadas

y recorrer mi camino,
con la sencillez de tu ejemplo
hasta mi mar. 

14 comentarios:

Rosa Cáceres dijo...

Tal es el sentimiento que creí que eras de esa tierra de naranjos.

Un saludo cordial

Fernando dijo...

Rosa, amiga: gracias por tu comentario. La verdad es que esta rambleta la visité varias veces cuando yo veraneaba en Alcocebre y me emocionó ver su corriente y compararla con nuestra vida humana. Un abrazo cordial.

azpeitia dijo...

Fernando...versos acunados en recuerdos que con tu fina paleta pintas y nos haces vivirlos...un fuerte abrazo desde tu amigo azpeitia

Fernando dijo...

Azpeitia, amigo, poeta: ¿dónde vives ahora? ¿Estás en Córdoba? Un beso a tu poetisa particular, y a ti un fuerte abrazo.

Isolda dijo...

La naturaleza y tú, querido Fernando formáis un buen tándem. Tu "Guadarrama" lo avala. Esa rambleta se convierte en algo tan hermoso con tus palabras! Tranquila y serena la percibo, como pareces estar últimamente.
Un beso, amigo.

Fernando dijo...

Isolda, querida amiga: ya ves, esta poesía la escribí hace veinte años y puedo decirte que siempre he sido así, quizás demasiado introvertido. Pero de vez en cuando dejo alguna muestra de mi interna paz en mis poemas. Deseo para ti esa misma paz, mi muy querida Isolda.

Rafael Mulero dijo...

Fernando, amigo, trataremos de buscar en esa serenidad antigua la paz necesitada de hoy.
Un abrazo

Francisca Quintana Vega dijo...

Siempre envidiable el caudal de un río...constante,incansable...sabiendo dónde va, lleno de vida (si olvido el horrible efecto de todo lo que el ser humano le aporta).
¿Quién no ha sentido paz, sentado a la orilla de un río?.
Muy buen poema. Un saludo.

Fernando dijo...

Rafael, amigo,poeta: Encontraremos esa paz si nos esforzamos y volvemos a encontrar nuestras auténticas raíces.La paz exige un esfuerzo intelectual continuo para deshechar los peligros de la sociedad. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Francisca, amiga: Como tú dices, el caudal de un río nos aporta serenidad y paz. Por eso es tan maravilloso poder pasear cerca de uno de ellos o del mar. Un saludo cordial.

azpeitia dijo...

Querido Fernando, hoy estoy en Córdoba, mañana en Málaga, el lunes en Jaén y dentro de poco en Donostia...volar de pensamiento y de obra...así somos los que escribimos por vocación (que no por dinero)...un abrazo para Peque y para tí....azpeitia

Fernando dijo...

Azpeitia, amigo, poeta: te envidio profundamente. Me encantaría viajar y disfrutar de la naturaleza y de las ciudades en buena compañía. Te felicito. Un fuerte abrazo, amigo Azpeitia.

Marisa dijo...

Querido Fernando, tus ojos saben mirar la belleza de esas aguas
porque tu eres la lluvia que rocías con tus versos y haces las tierras hermosas.

Un gran abrazo

Fernando dijo...

Marisa: tu comentario, tan bonito, no me lo merezco. Gracias por tu amistad y tu amor por la poesía. Un saludo afectuoso.