miércoles, 6 de junio de 2012

Confesiones.

                                                     Madonna Pazzi Donatelo

Confesiones.


Amo la poesía y lo proclamo,
no con voz solemne o pretenciosa,
sino a través de la armonía de mi vida,
de mi trabajo callado y laborioso,
en el silencio de mi lectura nocturna,
estudiando las raíces hispanas
de los maestros que nos precedieron
en la palabra poética española.


Amo todas las poesías y canciones,
y paladeo sus letras,
las siento en mis entrañas,
en lo profundo de mi ser,
y sólo de vez en cuando leo en voz alta las mías,
soñando quizás en alguna brisa inesperada y generosa
que las difunda por los sotos y alcores,
por los caminos literarios y los cónclaves cerrados,
por las tertulias literarias
y alcance a esparcir la intuición y el trabajo
de un amante de la poesía.


En mis poemas no existe el limite del tiempo, no hay fronteras,
consonantes o asonantes, idiomáticas o políticas,
sólo el intento de una fuga de la mediocridad,
y una defensa de la libertad y las esencias humanas,
una asunción de la realidad y un encuentro con la verdad,
una firme voluntad de crear y un deseo de permanecer,
una desesperada búsqueda de la razón,
y un inagotable esfuerzo de amar,
que se confunden en el magma inexorable del tiempo.

16 comentarios:

Isolda dijo...

Lo proclamo contigo. Eso se nota, querido Fernando. Me equedo con los cuatro versos finales, que describen magníficamente tu estado de gracia.
Besos siempre, para que no te falten.

Verónica C. dijo...

Y todo ello queda reflejado y vivo en tu obra, poeta grande.
Tus reflexiones, tus lecturas, tus canciones, tus meditaciones, tu larga experiencia filosófica donde has vivido tu vida, todo ello, la misma esencia de tu alma, Fernando.
Tu poesía es enorme.

Abrazos querido Fernando

Juanjo Almeda dijo...

Hay varias cosas que admiro de ti, Fernando, amigo poeta, y una de ellas es ese amor inigualable que profesas por la poesía y todo lo que en sí encierra ésta. Como mínimo, es eso lo que hay que sentir para escribirla: Amor. Algún tipo de amor. Sin él, solo se trataría de una moda más y nuestras huellas desaparecerían para siempre.
Hasta pronto. Un abrazo.

Fernando dijo...

Querida Isolda: me gusta que compartas conmigo estas ideas y estos sentimientos. Eres una mujer admirable y, además, una lectora maravillosa de mis personales poesías. Un gran abrazo.

Fernando dijo...

Verónica, amiga, admirada escritora: Nunca me fallas. ¡Qué ganas tengo de que vengas por esta tierra del Guadarrama y me cuentes más personalmemnte tu increíble experiencia con el gran santo Ferrer. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Juanjo, amigo, poeta: Tú sabes que efectivamente, amo la poesía y que no la escribo para hacer panfletos políticos ni sociales, sino para expresar con todas mis fuerzas que el amor y la experanza existen. Acabo de recibir por correo una joya que me has enviado y que voy a leer despacio (si soy capaz de aguantar la emoción). Ya te escribiré aparte sobre la misma. Un gran abrazo, amigo del alma.

Marcos Callau dijo...

Toda una declaración de intenciones, Fernando. Poesía intencionada. Un gran poema, en definitiva. Te aplaudo. Un abrazo.

Fernando dijo...

Marcos, amigo, poeta: de amor a la poesía ya sabes tú mucho, ¿verdad? dejando aparte lo de Frank Sinatra, claro, que eso no hay quien lo supere. Un gran abrazo,

Francisca Quintana Vega dijo...

Sobre todo, los últimos nueve versos, me ha encantado.Ha logrado decir mucho con claridad, sencillez y calidad, que ya es difícil.
Creo que su poesía tiene ya un lugar entre la poesía que perdurará a pesar del paso de los años.Un cordial saludo.

Fernando dijo...

Francisaca, amiga: muchas gracias por pensar así. Yo pienso que las cosas que hacemos o las cosas que escribimos perdurarán siempre que alguna persona las viva y las recree en un futuro nada predecible.. Un abrazo muy fuerte,

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querido amigo y poeta:
Después de los comentarios de Isolda, Verónica, Juanjo, Marcos y Francisca, siento yo que mis palabras en nada te puedan ayudar porque todos ellos han captado de forma estupenda ese sentir tuyo de amor, constancia y dedicación. Te he manifestado en privado que me gusta más esta forma de escribir tuya. Ya sabes que mi cultura del soneto es muy pobre porque tal vez no soy un poeta auténtico. Pero en este tipo de poema encuentro más garra, fuerza, corazón y sentimiento.
¿Tú crees que si tomamos más vinos juntos se me podría pegar algo? No, que sandez más grande digo. La poesía se lleva en la sangre, se almacena en el corazón en esencias que nos regala el alma.

Fernando dijo...

Rafael: gracias por tu comentario. Tienes que leer más sonetos. Olvida los míos y lee a Quevedo, López de Vega, etc.etc,etc, Un fuerte abrazo.

mercedespinto dijo...

Amigo Fernando, no dejes nunca de amar la poesía, así, como tú lo has contado.
Muy hermoso.
Un abrazo.

Antorelo dijo...

Fernando, he intentado varias veces poner un comentario, pero no lo he conseguido. A ver si ahora puedo. Yo me quedo con los nueve últimos porque en ellos describes muy bien tu forma de entender la poesía.
Un abrazo

Fernando dijo...

Mercedes, gracia por tu simpatía. Tú sabes que yo nunca dejaré de amar la poesía. Un saludo cordial.

Fernando dijo...

Antorelo, amigo: no sé qué pasa con Blogger. De vez en cuando me cambian todo y me introducen nuevas cosas en inglés que tardo días en desentrañar y volver a lo mío. Gracias por tu interés en leer mi obra y comentarla. Le doy mucha importancias por tu calidad de profesor. Un fuerte abrazo.