jueves, 7 de noviembre de 2013

Solo tú conoces.



Sólo tú conoces.

Podrá ser un espacio lleno de flores,
un palacio entre las nubes,
algo nunca imaginado por nadie,
cerca de los luceros, allí,
más adelante, en tu calle,
un poco más allá.

Sólo tú conoces ese espacio,
eres la dueña de tu camino
y va a ser tu gran secreto;
nadie podrá saber que no es un sueño,
que ángeles y arcángeles
van a recibirte,
que todos van a recordarte
por tu maravillosa
forma de correr hacia tu espacio,
más adelante, en tu calle,
un poco más allá.

Todos tendrán lágrimas de alegría
al saber que lograste llegar,
que lo hiciste casi sin darte cuenta,
y que tu carrera fue tan maravillosa
que, casi sin cansarte,
alcanzaste los luceros, allí,
más adelante, en tu calle
y sólo un poco más allá.


En recuerdo de una niña muerta en accidente

10 comentarios:

Marisa dijo...

Triste, pero bello.

Un beso

Fernando dijo...

Hola Marisa. gracias por leer mis poemas. Un abrazo.

carmensabes dijo...

Ella lo consiguió, llegó a ese lugar donde todos podrán sentir su esencia.

Besos

Verónica Calvo dijo...

Sentido homenaje brindas a esta niña, Fernando.

Un abrazo

Fernando dijo...

Gracias por tu comentario, Carmesabes. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Gracias por tu comentario, Carmesabes. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

verónica, a miga. Gracias y un saludo cordial.

Alicia María Abatilli dijo...

Acompaño esa tristeza, la de una niña que muere en un accidente. Quizás sea la que vi hoy, paseando por una nube, en esa bicicleta y con la misma alegría.
Abrazos.

Fernando dijo...

Alicia, amiga, espero que esa niña que tú pudiste ver esté sana y salva. Un fuerte abrazo.

Torrelodones TACI dijo...

Emotivo homenaje. Felicidades.