domingo, 21 de marzo de 2010

IX.- El comienzo de la lectura.




A mi madrina Gloria de Luna

Como un montero de recia traílla,
un ciervo adentrándose en la espesura,
o un águila parcelando la tierra,
así pude lograr desde mi infancia,
salir del hondo sueño padecido
y preparar mi luz de adolescente.

Durante aquel tiempo, gracias a ti,
en el café de las sorpresas,
compartiendo tú y yo
los libros y las mesas,
intuí la verdad de las palabras,
jugué con ellas inconscientemente,
y fui siguiendo, sin querer, la huella
de los que dicen con el pensamiento
y escriben la verdad de lo que piensan.

Las puertas se abrieron suavemente
y bajaron despacio a contemplarme
los dioses, los creadores, los poetas,
diciéndome en voz baja confidencias,
bañándome de luz con sus relatos.

En mis manos pusiste la fortuna
que a sólo los lectores beneficia,
deslumbrante mensajera de Zeus,
irredenta mujer republicana,
el sol de la poesía en los trigales,
y la lluvia fresca en la hierba nueva.

En el espejo, finalmente roto,
de tu límpida y terminal mirada,
pude ver siempre tu profundo amor
por los libros, que entonces me cediste.
Así, de niño, tan dispuesto y tierno,
mi amor por la lectura conseguiste
¡gloria de luna ¡ay! de luna plena,
tú fuiste Gloria, en mí, la Luna llena!






3 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Fernando,

Precioso homenaje a tu madrina Gloria que, por lo que veo, fue la que te inició en Las Letras y Las Artes. Eterno agradecimiento le muestras a ella, y es que es propio de bien nacidos ser agradecido y tú, amigo Fernando, lo eres.

Felicidades a ti, que tienes sentimientos tan tiernos. Espero y deseo que estés totalmente recuperado de tu intervención hipocrática.

Es mi deseo, y también lo es que podamos seguir disfrutando todos de tus labor creativa en el campo de la Poesía y el Pensamiento.

Te envío un gran abrazo,

Antonio

Mercedes dijo...

Qué importante es para un niño encontrarse en el camino a alguien que le enseñe a amar los libros. A partir de ese momento, la felicidad está mucho más al alcance.
Hermosísimo poema.
Un abrazo.

maria de la luz mayorga morales dijo...

Don Fernando,amigo mío,que gusto da verlo por estos caminos de poesía,fotos y con entrega absoluta del corazón,entendimiento y le deseo que continué su restablecimiento,y reciba un abrazo con afecto desde el otrolado del mar,donde dsabe que se le quiere.

su amiga Marucha.