lunes, 3 de mayo de 2010

Madama.

Joven con corsé (Henry de Toulouse Lautrec).

Madama.

Algida sangre tienes, mujer encorsetada,
por tus venas discurren torrentes siberianos,
demasiadas hechuras trajinan por tus manos
en los anocheceres de tu vida frustrada.

Recibes un dinero y dispones de tu almohada
para acoger desechos de valores humanos,
que responden con besos y con amores vanos
a la cálida entrega de tu carne rosada.

El tiempo se diluye, nunca puede volver,
y el color de tu rosa se apaga lentamente
al despuntar el día en tu cuerpo cansado,

alguna de tus noches no va a reverdecer,
se apagará la luz en la piel de tu frente
y el rimel de tus ojos se habrá desdibujado.



13 comentarios:

Marina-Emer dijo...

precioso tu soneto ...una maravilla ,yo me alimento de buena poesía...mi casa la tuya siempre ...besos
Marina

Mercedes dijo...

Qué maravilla. Es un poema magnífico, además de un homenaje muy hermoso a estas mujeres tan mancilladas por el mundo.
Me ha encantado.
A partir de ahora vendré algo menos a tu casa, tengo que bajar el ritmo de mis visitas por obligaciones mayores, pero nos veremos.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

La belleza de este sneto está en la tristeza de esa mujer, de su vida, de ese rimel desdibujado. Precioso otra vez Fernando.

Carmela Rey dijo...

Enhorabuena Fernando, por el don del que dispones, de formar tanta belleza en un soneto.
Un abrazo

Raül JotaGé dijo...

Gran soneto a esas reinas de alcobas vacías y cucharas en la mesa.

Gracias don FErnando.

Saludos desde Cáceres

Jesús Arroyo dijo...

¡La "vida" que han dado!
¡Lo que han enseñado!

Estela dijo...

FERNANDO
Solo un hombre que sabe de amor escribe como tu .
Tus palabras ,sonetos o no ,llegan hacer bullir las venas y recordarnos que existimos .
Tus poesìas siguen el camino de los grandes poetas españoles .
A SUS PIES CABALLERO DE LA PLUMA Y LA PALABRA .
BACI..................estela

Noray dijo...

Otro impecable soneto que se engrandece con el reflejo de la decadencia del último terceto.


Es un lujo leerte y aprender.


Un fuerte abrazo

Marisa dijo...

Me gustan mucho tus
sonetos con ese aire
tierno y muy humano.

Un abrazo

Juanjo Almeda dijo...

Me hago una idea del porqué se llama soneto aún a riesgo de equivocarme, ínclito Fernando, porque puede ser como una corta melodía que suena en justos tonos para describir sobre el protagonista, del que has escrito, siendo tú el auténtico protagonista, de tan bella.
Un abrazo

Laura Gómez Recas dijo...

Bello soneto, sin encadenar, puro. El tema es curioso. Está multitud de autores. Desde que Garcilaso avisó de la fugacidad de la rosa.

Un beso, Fernando.
Laura

Carla dijo...

Un poema muy interesante. Encantador!

medianoche dijo...

Que magnifico soneto, marcando la vida de una mujer entregada a un trabajo insalubre, vaya uno a saber que ocurre con ellas, pero que sufren no lo dudo, tu homenaje es muy de tu corazón, me encanto pasar a leerte.

Besos