martes, 11 de mayo de 2010

Soneto a un cangrejo de mar.

A un cangrejo de mar.

De tu escondrijo entre las rocas sales
acorazado, pinza enarbolada,
húmedo el cuerpo, presto a la escapada,
maestro de las fugas laterales.

Mentado entre los signos zodiacales,
la realidad de cáncer proyectada,
con los astros tu imagen aplastada
vaga por los espacios siderales.

Ermitaño de las aguas oscuras,
viejo "okupa" de las conchas vacías,
escurridizo huidor polivalente,

osado transeúnte de angosturas,
has venido a nacer en mis poesías
y serás su habitante permanente.