miércoles, 21 de julio de 2010

Al tope topeté.

Dibujo del pintor Francisco Cortijo.


Al tope topeté

Vieja canción infantil adaptada

-
A la una
sin mover
sin mirar
sin reír
con una mano
con la otra
al tope topeté

A las dos
sin mover
sin mirar
sin reír
con un pie
con el otro.
a la media suela
a la suela entera
al tope topeté.

A las tres
sin mover
sin mirar
sin reír
con los dos pies
con las manos.
Al tope topeté

A las cuatro
sin mover
sin mirar
sin reír
sin saltar
por detrás
por delante
hombrito
codito
cadera
rodillera
puntera
tirando un bote
para que así se explote
al tope topeté.

A las cinco
sin mover
sin mirar
sin reír
sin saltar
sin llorar
al tope topeté

sin ti.


----------

En recuerdo del admirable pintor Francisco Cortijo.
----------

9 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

A las seis ¡releeré!

Mugget dijo...

Buen aire
buen suspiro

recordar anécdotas y recuerdos de la infancia.

Besos.

JUAN dijo...

Qué divertida canción! No la conocía. Un abrazo

Kapasulinos dijo...

Hola! Con motivo del segundo aniversario de nuestro blog, queremos regalarte un presente. Pasa a buscarlo al blog del Taller.

Marcos Callau dijo...

Algo mágico hay detrás de cada uno de tus textos, Fernando, que me obliga a pensar irremediablemente que detrás de todos tus poemas hay siempre una gran historia, una gran vivencia. Por eso tu poesía está llena de sabiduría y experiencia. Aquí mismo, cantándonos una canción infantil, terminas sin embargo con ese demoledor y amargo "sin ti". Es un regalo poder leerte cada día.

Fernando dijo...

Gracias, Marcos, has precisado justamente lo más importante del poema. Esta canción infantil es una canción nacida en la guerra. Los niños tiraban una pelota pequeña contra la pared, Cuando el bote explotaba, se trataba de la explosión de una bomba de mano. Había tanta miseria que los niños sólo tenían la posibilidad de jugar conra ellos mismos. En ese ambiente pavoroso de nuestra guerra, el tremendo "sin ti", supone el hecho de darme cuenta de la ausencia de mi pintor en mi existencia personal. Eres grande, Marcos. Los demás comentarios no adivinban la tristeza de este juego que es la vida. Un abrazo.

Silvia Meishi dijo...

Hay mucha sensibilidad detrás de estas poesías. Me ha emocionado leerlas.

Un abrazo

rafaelmulero.blogspot.com dijo...

Preciosa canción de esas de toda la vida. Lastima no haberla conocido antes para cantarsela a mis pequeños niños. Hay que cantar a la vida, a los niños, a los viejos también. Cantar en los balnearios, en las playas, haciendo la compra en el mercado. Hay que cantar siempre con amor a toda mujer mirándole los ojos en la profundidad infinita de sus sentimiento. Un abrazo.

Fernando dijo...

Muy buen comenmtario, poeta Rafael. Efectvamente, los que tenéis esa espléndida voz debéis cantar en cualquier sitio, para alegrar la vida de las mozas que, pobrecitas, están perdiendo clientela por aquel asunto del armario. Un abrazo, camtor y vate.