viernes, 16 de julio de 2010

Soneto a una cometa.


A una cometa.


Sobre la playa vuelas y te meces
dejándote arrastrar itinerante,
ebria en ocasiones, serena a veces,
por las ondas del viento dominante.

Navegas, subes, bajas, te estremeces,
te mueves en el espacio con talante,
tu figura se estiliza y pareces,
desde la tensa línea del bramante,

una blanca paloma mensajera
en fulgurante y rápida carrera
hasta alcanzar la meta de su vuelo.

Un imprevisto cambio de la brisa,
una dirección falsa, imprecisa,
y acabas estrellándote en el suelo.


23 comentarios:

Soy YO - MilThon dijo...

que palabras mas sencillas pero como siempre mi amigo
sabias
en buena hora

Fernando dijo...

Así somos los hombres a veces, querido amigo Milthon. Tendríamos que manejar nuestro bramante con más acierto o, como tú señalas, con mayor constancia. Un fuerte barazo.

Marcos Callau dijo...

Estupendo homenaje a una cometa. Me has hecho pensar que quizá todos seamos un poco cometas. Puede que al final, a todos nos afecte ese mal viento que nos lleva a estrellarnos.

Mercedes dijo...

Si no fuese porque le has puesto título a este soneto, hubiese jurado que estaba dedicado a alguien que yo me sé. Realmente hay quien, a poco que observes su vida, parece una cometa.
Siempre disfrutando en tu casa.
Un abrazo.

mariarosa dijo...

¡Buenísimo!
A veces nos parecemos a esas cometas y el resultado de nuestros sueños también.

Un saludo.

mariarosa

Amando Carabias María dijo...

La mirada del poeta tiene una característica especial: es capaz de indagar en el sentido de las cosas mucho más allá de su apariencia.
Así es tu mirada, que se abastece de lo cotidiano para enseñarnos del corazón y sus latidos.

Fernando dijo...

Gracias Marco, Mariarosa,Mercedes, Amando por vuestros inteligentes comentarios. La verdad es que me supone tanto esfuerzo encerrar en 14 versos consonantes tantas impresiones, emociones y ensoñaciones que tengo, que sólo comentarios como los que me hacéis me hacen ver que merece la pena seguir escribiendo sonetos. Gracias y u saludo ab imo pectore

Respirando entre palabras. dijo...

Me sentí una cometa...Mas cuando se estrelló.
Continúo atrapada con tus letras.
Felicitaciones Fernando!
Besos

Fernando dijo...

Gracias Respirando entre palabras, quédate atrapada en mis escritos, que te necesito. Un abrazo.

Juanjo Almeda dijo...

Ínclito Fernando, tarde vengo por descansar y recuperar sueños atrasados, mi cuerpo lo necesita.
El vuelo de tu cometa ya lo había leído en tu libro, "Sonetos de membranza", el cual guardo con cariño y respeto junto a tu dedicatoria.
Algún día, o noche, me gustaría poder hacer un libro, aunque fuese sólo uno en toda mi existencia. Sé que es pronto para eso, he de vivir más vida. Aunque si no lo hago, sé que hay personas que siguen mis pensamientos, que escribo sólo de vez en cuando.
Un abrazo desde aquí.

Fernando dijo...

Gracias, amigo Juanjo. Me encanta que recuerdes el soneto desde mi libro. Eso supone que has leído con profundidad. No tengas prisa en escribir un libro. Vete escribiendo, releyendo tus propios poemas y corrigiéndolos buscando la perfección. Lee mucho, pero despacio, profundizando, tomando ideas. Eso sí, no tires nada de lo que escribas aunque no te guste. Eso sirve para mejorar y además algo que no te guste ahora, te parecerá a lo mejor muy bueno en el futuro. Es bueno leer los prólogos de los libros, pues explican muchas veces lo que no podríamos entender sin leerlos. Un fuerte abrazo y de nuevo gracias por tu comentario. Un abrazo.

Marisa dijo...

Cuántas veces nos hemos
sentido cometa a merced
del viento, agarrados
timidamente al bramante
con miedo a estrellarnos
contra el suelo.

Bellas palabras en un
gran soneto.

Un fuerte abrazo

Fernando dijo...

Hola, Marisa: sí, somos muy frágiles y nos echamos a volar muchas veces sin la necesaria preparación que nos permita mantenernos en nuestro muchas veces irrersponsable vuelo paara alcanzar la meta deseada. Un saludo muy cordial,amiga Marisa.

JUAN dijo...

Dejando a un lado los paralelismos de la cometa con nuestros altos y bajos en la vida real,incluso el estrellarse en el suelo de la vida, tu poema me ha recordado los tiempos felices en que jugaba con ellos con mis hijos pequeños en la playa de Calpe.
Venir a tu blog a leer es como beber agua cristalina en la montaña tras una fatigosa subida. Un abrazo.

DonJoan dijo...

Me alegro mucho de haber conocido este blog! Un abrazo Fernando.

Fernando dijo...

Gracias DonJoan: espero verte por aquí en más ocasiones. Un saludo cordial.

Mugget dijo...

Me ha encantado leerte, me he quedado un buen tiempo escuchando la música que tienes de fondo.

Saludos.

Ananda Nilayán dijo...

Has conseguido que vea esa cometa en sus vuelos... y en el suelo.
Y encima es un soneto estupendo.
Ole.

Un abrazo

Fernando dijo...

Gracias por tu comentario, Ananda: Ojalá no se caigan al suelo nuestras cometas y podamos surcar el cielo con felicidad. Un abrazo cordial.

"dejabugoyoros" dijo...

Pasaba por aqui?...Y al verte volar tú cometa, me dije, hace mucho que no saludaba a este amigo?..Maestro, tendría que venir más amenudo, pero sabes que algo perezoso puedo ser...Tienes la cocina hasta las trancas, pero no me quedo, por que veo muchos comensales...jajaja un abrazo amigo Fernando

Fernando dijo...

Gracias, Dejabugoyoros, siempre me has maravillado por tus conocimientos y tu arte en el mund de los toros. Un abrazo.

giuliana dijo...

¡Cuántas veces he caído después de un vuelo maravilloso!

Fernando dijo...

Giuliana, siempre hay que emprender nuevos vuelos, no importan las caídas. Te deseo unos vuelos maravillosos de ahora en adelante. Gracias por tu comentario y un saludo muy cordial.