lunes, 13 de octubre de 2014

La importancia de leer un poema.





Queridos amigos:

En primer lugar, quiero deciros que me agrada mucho comunicarme con vosotros en este blog de poesía que formamos todos cada día. Es un magnífico ejemplo de vivencia cultural. En este blog he participado comunicando muchos de los poemas, relatos, anécdotas  y estudios literarios que he escrito, algunos luego revelados en mis libros. Tengo que declarar que he leído en él simultáneamente muchos de vuestros  poemas y relatos de excelente calidad. Yo no voy a decir aquella frase tan famosa de Francisco Umbral en TV: “He venido a hablar de mi libro”. Hoy quiero presentarme ante vosotros para que me conozcáis personalmente un poco más y haceros llegar brevemente mis ideas sobre mi participación en el mundo de la poesía y el esfuerzo que personalmente sigo realizando para permanecer en contacto con él.

Me llamo Fernando Jiménez-Ontiveros Solís. Soy hijo de emigrantes. Mi padre nació en la casa más pobre del pueblo más pobre de la sierra de Almería. Debido a su inteligencia natural consiguió una beca de formación en Madrid donde, además del bachillerato, se doctoró en Ciencias exactas, licenciado en Derecho y terminó su carrera de Ingeniero de Caminos, llegando a ser el representante oficial de la República en los encuentros europeos sobre ferrocarriles.

Vinculado a los mejores intelectuales de su época, compró una casa en unaa Cooperativa de Casas Económicas en Madrid con el poeta José Bergamín, el arquitecto Blanco Soler, el matemático Bachiller, el poeta  Paco Vighi y otros intelectuales, como el hermano de Ramón Gómez de la Serna.

Allí nací yo, en la primavera de 1934, de cara al Guadarrama.

Al morir mi padre en 1944 ,mi madre y mis tres hermanos, (Javier falleció hace dos años), nuestra residencia como familia se consolidó en Madrid, donde habíamos pasado la guerra civil.

Fue mi madrina Gloria de Luna, muy conocida intelectual republicana, que me acogió con enorme cariño, siendo mi tutora y acompañante desde niño en mi formación sobre las bellas artes, la pintura, la escultura y, singularmente, la poesía.  Allí comenzó mi vocación poética.

A la edad de 17 años comencé a participar en todas las tertulias literarias posibles. Mi novia, ahora mi esposa, sobrina del poeta Gerardo Diego, estudiaba Ciencias Políticas y yo Derecho. También participábamos en tertulias de poesía en las casas de mis amigos y especialmente en las celebradas en los sótanos de la Casa de América, dirigidas por Jiménez Marañón, donde leí mis poemas en varias ocasiones.


A mis 19 años, estudiando el cuarto curso de mi carrera en la Facultad de Derecho de Madrid, en la calle de San Bernardo, me integré en el grupo de varios compañeros, como Mariano Ucelay, Julián Marcos y otros, y fuimos seleccionados por el escritor catalán Jaime Ferrán para formar parte de la Antología  Poética  Universitaria. El libro fue publicado y trabajamos muy intensamente en la preparación de encuentros entre “Poesía y Universidad” . Enrique Mújica Herzog (entonces comunista) y yo, visitamos a Gerardo Diego para pedirle que colaborase en esos encuentros. Fue la primera vez que hablé de poesía con Gerardo, que unos años más tarde fue nuestro padrino de boda.

Terminé mi carrera Derecho y comencé Filosofía y Letras, pero decidí casarme con Peque Diego y me dediqué a trabajar en lo necesario para la supervivencia familiar. No obstante, seguí escribiendo y leyendo poesía  ininterrumpidamente a nivel personal.

He escogido el camino de la poesía porque creo en esa aventura hacia el infinito que sustenta siempre la auténtica poesía y porque ella me permite transmitir a los demás mi pensamiento. Por eso intento lograr lo que dijera de la poesía el poeta Claudio Rodríguez: “Como si nunca hubiera sido mía, dad al aire mi voz”.´

La poesía es un arte muy críptico, es decir, es enigmática, oscura, difícil de entender. Alguien dijo que los poetas “somos unos grandes mentirosos, que siempre decimos la verdad”. Esto lo podemos hacer gracias a la palabra y en especial gracias a la metáfora, ese mágico instrumento que poseemos los poetas, que nos permite nuestra introspección y compartir al mismo tiempo con los demás nuestro pensamiento.

Pero, además de la inspiración, creo que un poema necesita mucho trabajo para poder decir en él lo que se quiere decir, si es que se sabe lo que queremos decir... Un poema es una obra de arte. Este trabajo humano tiene que, para ser propiamente arte, lograr una creatividad. Otras artes creativas, como la pintura, la arquitectura, etc  utilizan medios materiales distintos, plásticos, materiales et. La poesía  utiliza la palabra

Un poema se perfecciona cuando existe un lector y ese lector lo interpreta. Por eso vale la pena que participemos en este blog de poesía. Lo importante, lo necesario, es ver el poema, no al autor. En mi caso, como decía Juan Ramón. “Qué lejos de lo que quiero expresar se queda lo que expreso. Más lejos cada vez…

La poesía, por último, quiero transmitiros que es el fin de mi vida. No la escribo para esto o para lo otro, sino que me acompañará hasta mi propio fin, como el Ángel en todas las mitologías. Creo que debemos amar siempre la paz ambiente, objetiva y propicia a todos los seres, buscándola por la belleza y la verdad de la vida, en la poesía.

Amigos, he escrito estas líneas para que me conozcáis un poco y os pido que participéis en la lectura de mis poemas, como yo hago con los vuestros para que, entre todos, contribuyamos a profundizar en nuestro pensamiento poético.

Muchas gracias.

16 comentarios:

Juanjo Almeda dijo...

Gracias por compartir esos grandes momentos de tu vida... Cuídate. Un abrazo

Fernando dijo...

Gracias, Juanjo: lo importante no es mi vida, lo importante es la poesía, la lectura de un poema. Algo que muy pocos llevan a cabo. Seguramente los quie lean este escrito, no captarán la esencia de lo que quiero transmitir. Un abrazo muy fuerte.

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

Apreciado y siempre recordado Fernando:

Muchas veces hemos conversado mi esposa y yo sobre ese grato y afortunado momento cuando nos encontramos en Torrelodones, tu abrazo que lo sentimos lleno de calidez y honestidad. Luego, la grata tarde cultural que nos preparaste y finalmente y muy importante, por cierto, haber tenido la fortuna de conocer a tu amadísima esposa. Qué don de gentes el de ustedes dos!
Pero ese encuentro, admirado Fernando, nos acercó más a ti porque significó, en mi caso, una manera de conocerte aún más, de ver con mis propios ojos al poeta enamorado de su tierra, del amor y de su Dama objeto de tus más bellos poemas.
Esta edición que publicas para que nos aproximemos más a ti, me permite ahondar más en detalles sobre ti...ya he descubierto mucho de tu infancia abrazando al Guadarrama...ah, días aquéllos de Gabriel, días inolvidables y ahora un poco para la nostalgia.
Déjame decirte que estoy totalmente de acuerdo sobre lo que escribes en referencia a la poesía y al poeta; además, lo dices de una manera tan brillante!
Fernando, te cuento que cuando mi esposa vio la foto que has publicado en esta entrada, me dijo feliz: "Gustavo esa foto se la tomaste tú".
Fernando, hace días vengo pensando en reproducir a través de mi blog algunos de tus poemas contenidos en el CD que me regalaste y que yo guardo como a uno de mis mejores tesoros. Qué piensas tú de esta idea? me autorizas a usar tu material en mi blog?
Querido Fernando, Recibe mi abrazo y regocijo porque has vuelto a volar y contigo la poesía que es arte.
Un saludo para tu amada esposa.

Fernando dijo...

Gustavo, amigo y poeta: Cada vez que entro en tus poemas, créeme que recuerdo aquellos estupendos momentos que pasamos juntos. Encontrarse dos poetas tan distantes físicamente en una atmósfera tan cercana de evidente profundidad poética es algo que nunca olvidaré.Leer tus poemas y escritos despacio, como debe ser, me proporciona una gran riqueza intelectual, porque tu poesía está llena de sensibilidad y utilizas la palabra como un mago. Tengo varios amigos colombiasnos y siempre he dicho que si alguien quiere aprender el idioma español, debe ir a Colombia. Ha sido emocionante haberte conocido, primero a través de tus poemas y después personalmente junto a tu distinguida esposa y a esa simpatiquísima amiga vuestra que nos acompañó en nuestra visita a mis lugares patrióticos y cercanos geográficamente

Espero que sigáis siendo tan felices y sueño con poder seguir leyendo tu obra muchos años. Un abrazo muy fuerte con todo nuestro cariño.

Antorelo dijo...

Gracias por compartir con nosotros un retazo de tu vida. Un abrazo

Fernando dijo...

Gracias, Antorelo: en realidad, lo que intento transmitir es lo qjue yo pienso de la poesía. Intento vivir en ella y no de ella. Es mi objetivo fundamental. Un abrazo.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Gracias, Fernando, por permitirnos conocerte un poco más y a través de tus palabras aprender de ti sobre la verdadera esencia de la poesía que, humildemente, también hace parte de mi diario trajinar.

Te cuento que soy ingeniero de vías o de caminos y que, también, como tu padre, trabajé en los ferrocarriles.

Un abrazo.

Fernando dijo...

Rafael, amigo, poeta,ingeniero de caminos::Muchas gracias por leer mis palabras.En ellas he querido dar unos indicios sobre mi vida y el amor que tengo por la poesía. Espero que desde ahora compartas mi inquietud y seamos buenos amigos,

Marisa dijo...

Querido Fernando es un placer poder compartir contigo poesía.

Un abrazo muy grande

Fernando dijo...

Marisa, amiga, poeta: ¿y qué voy a decir de tu poesía? Lo más poético de ti es ese sabor a mar que desprendes y que me envuelve cada vez que leo tus poemas. Ab imo pectore.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Hola, Fernando:

Me ha gustado tanto tu disertación, que me he tomado el atrevimiento de reproducirla en uno de mis blogs, junto con la biografía que tienes en tu perfil.

Espero no molestarte,

Un abrazo.

http://misapuntes-rahulig.blogspot.com/

Fernando dijo...

Todo lo que escribo está para airearlo. Como ya te dije, Rafael, el poema nace cuando se lee y su lector lo intrpreta. Así considero yo que debe escribirse, como ofrenda a la sensibilidad e inteligencia de los demás.

Verónica Calvo dijo...

Ay querido Fernando...
Tu padre fue un gran luchador, qué tiempos tan duros. Hoy lo son, pero tenemos más medios.
Tu vida es ejemplar, tan llena de recuerdos, experiencias, arte...
Y todo lo plasmas con esa maestría de tu alma de poeta, de Ser Humano, sensible, reflexivo, profundo. Gracias, por estar y por tu generosidad.

Hace poco alguien me dijo que cuando un poema lo leen cien personas, son cien poemas diferentes. Qué gran verdad.
La reflexión que nos dejas es digna de figurar en un libro tuyo.

Hoy te doy un abrazo lleno de gratitud

Fernando dijo...

Verónica, yo te envío también un abrazo por tu generosidad. Mi vida ha sido por el momento también muy generosa y es bueno recordar de vez en cuando que la poesía puede ayudarnos a mejorar nuestra sensibilidad y nuestro amor por los demás. Un abrazo.

Rembrandt dijo...

Fernando llego hasta aquí desde el blog de mi estimado amigo Gustavo Figueroa Velasquez.
Realmente es muy grato poder leerlo, no sólo al hombre y sus vivencias sino y particularmente al Poeta. Lamentablemente no tengo el don de la poesía pero soy ferviente admiradora de ella y de quienes con sus palabras hacen posible que todo sea un poco mejor.

Le dejo un abrazo y a sido un placer "conversar" con ud.
REM

Fernando dijo...

Rembrandt. muchas gracias por leer mi publicación. La poesía, además de leerla, tiene que ser amada. Como ya digo en "La importancia de leer un poema",es muy importante que sea leída. Cada lector puede profundizar en este endiablado arte y crear su propia decisión. Cada poema es un mundo nuevo que nos puede ayudar a pensar, disfrutar y enlazar amigablemente con su autor. Le quedo muy agradecido por su mcomentario y sabe que puede contactar conmigo cuantas veces desee. Un fuerte abrazo, amigo.