lunes, 20 de octubre de 2014

La luz de tu mirada.



















La luz de tu mirada.

Deslumbra la mirada soñadora
de tus ojos abiertos a la vida,
es azul su color y es bienvenida
su clara lucidez abrasadora,

tu corazón es justamente ahora
una llama de amor estremecida,
esa fuerza vital de bienvenida
que abre mi alma con llama cegadora.

No dejes de mirarme, vida mía,
necesito esa luz de tus caricias
que aclaren la penumbra  de mi tarde,

no dejes que se pierda mi poesía
en soledades raras o ficticias
mientras mi amor por ti se enciende y arde.





6 comentarios:

Isolda dijo...

¡Qué soneto tan precioso, querido Fernando. Esa mirada dice todo lo que expresas y más.
Muchos besos.

Fernando dijo...

Gracias, Isolda. Tus comentarios me animan mucho a seguir escribiendo. Un saludo cordial.

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

Poeta y amigo Fernando:

La luz de tu mirada!, qué mejor soneto para quien, estoy seguro, es la que te inspira este soneto brillante y toda una declaración continua de amor siempre rejuvenecido.
Querido Fernando, te envío mis más sinceras condolencias y mi abrazo solidario en estos momentos difíciles por los que atraviesas por la muerte de tu entrañable amigo y editor Rafael Pérez Alonso.

Fernando dijo...

Muchas gracias, Gustavo, mi apreciado amigo y poeta. De estos malos momentos me salva, en parte la poesía. Saludos a tu querida esposa. Un fuerte abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Precioso soneto, querido Fernando.
La fuerza de la palabra es igual de fuerte que el sentimiento que desborda.
Te felicito.

Abrazos

Fernando dijo...

Un fuerte abrazo, Verónica