viernes, 17 de octubre de 2014

A mi amigo y editor Rafael.




Mi gran amigo y editor de mis libros Rafael  ha fallecido. Hemos sido amigos desde nuestra juventud y hemos compartido trabajo y amistad durante muchos años. Ha editado e impreso cinco de mis libros de modo absolutamente gratuito, haciendo con ellos un trabajo de  edición impecable. A él dedico el siguiente soneto con verdadera tristeza y como expresión de  mi admiración por él..


A mi amigo y editor Rafael Pérez Alonso

Sabe que siempre fuiste mensajero
de mis sueños poéticos, y sabe
que en nuestro etéreo mundo ya no cabe
un corazón tan grande y verdadero.

Mis libros son los tuyos y yo quiero
que por favor me dejes que te alabe,
lo que has hecho por mí que no lo acabe
tu viaje prematuro, compañero.

Mi poesía fue tinta, luz y fuego
en tus mágicas manos de editor,
agrietadas de verbos y oraciones.

Ninguno más que tú dominó el juego;
con papeles, imprentas y valor,
editaste mis sueños y emociones.






4 comentarios:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Hermoso y sentido homenaje, colmado de agradecimiento y amistad sincera; el amigo que se va deja un inmenso vacío, pero nos quedan los momentos compartidos y un imborrable recuerdo.

Un abrazo.

P.D. hace pocos día también perdí un gran amigo: pintor, grabador y escultor. Enrique Ojeda Chaparro.

Fernando dijo...

Siento mucho lo de Enrique Ojeda. Compartir la voda con gente de esta talla merefe la pena.El arte, en todas sus facetas, refuerza la amistad y enaltece nuestro vivir, La muerte de mi amigo Rafael me ha destrozado. Estaba pasando el mejor momento de su vida. Su mujer y dus dos hijos han quedado destrozados, No cabe duda que los mejores se van los primeros. Un sentido abrazo,Rafael.

Verónica Calvo dijo...

Hermoso homenaje le haces, como solo tu sabes hacerlo: con un gran poema.

Generoso fue. Un alma, sin duda, grande.
En este mundo pocos altruistas quedan.

Vuestros libros están mimados en mi estantería. Y ahora que conozco la historia de su edición, te aseguro que los mimaré todavía más.

Te dejo un abrazo enorme

Fernando dijo...

Verónica: gracias por tu comentario. Rafael fue un gran amigo, leal y generoso conmigo durante muchísimos años. Ha sido juna gran pérdida.