domingo, 10 de octubre de 2010

Amor personal.

Dibujo de Víctor García Tapia.



Amor personal



Ya no despierto del sueño profundo,
de mi sopor humano intelectivo,
no tengo ya la voz de un ente vivo,
y ni siquiera creo en este mundo.

Para mí el amor es ya un rotundo
fracaso de un esfuerzo colectivo,
un no querer hacer, un delictivo
sálveme yo, contigo no me hundo.

Si el amor personal no recupero,
mi ángel guardián no vuelve a ser ya niño
ni me acompaña de ahora en adelante,

antes me pongo a hacer lo que prefiero,
a mi poesía personal me ciño,
y escribo mi silencio en cada instante.




*************************************************

24 comentarios:

Amadeus dijo...

Es una preciosidad de poema, me encanta.
En este mundo actual, donde lo que se vivía, se aleja en una representación de lo vivido, el amor es uno de los actos más subversivos.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Gracias, Amigo Amadeus, poeta: tu opinión vale mucho y me anima a seguir escribiendo. Un avraza.

Juliana Gómez Cordero dijo...

Apreciado amigo Fernando. tu vuelta al soneto (y además excelente) me llena de alegría porque siento que te recuperamos definitivamente.
No podemos perder las poesías de tanto valor y belleza,y no lo tomes como un alago.
Lo siento de corazón.
Un fuerte abrazo y un GRACIAS.
Juliana

Fernando dijo...

Gracias, Juliana, amiga. Cuenta siempre con mis sonetos, siempre que me llegue algo de inspiración, lo que no es fácil Un saludo cordial.

Marcos Callau dijo...

Es maravilloso cuando recuperas el soneto con tanta delicadeza y "saber hacer". No hay nada como los sonetos. Mejor dicho, no hay nada como tus sonetos.

Emilio dijo...

Estimado amigo, yo hace tiempo ya que dejé de creer en este mundo y en todo lo que le rodea (amores y desengaños incluidos)... pero eso es otra historia.

En cuanto a tu soneto, lo encuentro con un buen poso en su fondo y en su intención; mejor para mi gusto los tercetos (en los cuartetos encuentro la rima intermedia un poco forzada, aunque ya sé de tu gusto por palabras que se salen de lo normal); pero no deja de ser mi apreciación personal y, por supuesto, yo no sabría hacerlo mejor que tú.

Un fuerte abrazo con mis mejores deseos para ti y para los tuyos.

Fernando dijo...

Emilio, amigo y gran poeta (en contra de tu opinión) Naturalmente, sin tu ayuda mi técnica va degradándose, así que vete incorporando a toute vitesse. ¿Tu salud tan bien como siempre? ¡Ah! lee mi análisis sobre el poemario Sira. Esa opinión la deseo. Un abrazo ab imo pectore.

Marisa dijo...

Ya tenía ganas de leerte un soneto Fernando y este aunque
viene con un poco de tristeza
es excelente.
Sigue componiendo así de bien
amigo poeta.

Muchos besos

Mercedes Pinto dijo...

Tus poemas son una muestra de amor al mundo, o de desamor, al fin y al cabo de pasión por todo lo que te mira y miras. No digas que ya no crees en el amor colectivo, léete y verás.
Aquí se viene a disfrutar de la buena lectura.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Marisa, amiga, gracias por tu comentario. Efectivamente este soneto es triste, quizás excesivamente real. La verdad es que, frente al desamor, hay que amar. Yo prefiero hacerlo en mi silencio, sin dañar a nadie. Un abrazo.

Fernando dijo...

Mercedes, amiga y poeta. Sí, tienes razón, hay que creer en el amor colectivo. Quizás si yo viviera en tu tierra, sería mucho más animoso y creería profundamente en el amor. Un abrazo ab imo pectore.

Juanjo Almeda dijo...

Querido Fernando, no creo que hayas perdido ese amor (si acaso, no lo habrás sentido en algún momento), ni hayas vuelto a la poesía, siempre ha estado contigo y tú en ella, la muestra, este magnífico soneto.
Un abrazo maestro.

Juanjo Almeda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fernando dijo...

Un abrazo, Juanjo, poeta, y gracias por leer mi poesía.

Steki dijo...

Un bello y nostálgico poema. Para los que alguna vez hemos vivido el amor y ya no estamos en ese estado amoroso, deseamos volver a encontrarlo. En mi caso personal, nunca vuelvo a viejos amores. Tengo mi corazón abierto a volver a dar y recibir amor nuevamente.
Muy lindo pasarme por aquí.
Un beso y feliz semana!

Fernando dijo...

Steki, amiga, el estado amoroso lo debemos conservar siempre. Hay épocas más o menos afortunadas, ero es importante estar siempre receptivos y dispuestos a responder al amor con el amor. Gracias por tu comentario y un saludo afectuoso.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Interesante poema del amor personal, creo que todos los amores son muy personales. Aunque creamos que el amor ha fracasado, no nos debemos darnos por vencido.

Saludos

Fernando dijo...

Gracias amigo Roy por tu comentario. Un abrazo.

Ananda Nilayán dijo...

Fernando,
Es un soneto cargado de coherencia y verdad en su contenido.

Con tu poesía siempre descubro la profundidad de las ideas y la clase magistral que sólo los poetas saben plasmar.

Te abrazo

Fernando dijo...

gracias por tu comentari. querida Ananda Nilayán, y gracias por seguir leyéndome. Tu opinión vale mucho y me anima más. Un saludo muy cordial.

Jorge Encinas Martínez dijo...

Acabo de "caer" en tu blog y mi primera y grata impresión, Fernando, fue de un sabor a trabajo, clasicismo y poesía pura. Por otra parte, de tu soneto tan desencantado me quedo con la posible esperanza de recuperar el amor personal o, al menos, la entrega a la poesía. Un saludo

Fernando dijo...

Gracias, amigo Jorge. Gracias por tu comentario y gracias por leerme, El blog tiene esa virtud, leemos y somos leídos. Esta comunicación hace que nos esforcemos en mejorar buestro trabajo. Un caordial saludo.

Terly dijo...

Gran decisión la de ceñirse a la poesía personal, la aplaudo.
No tires la toalla, querido Fernando, hay mucho por lo que creer en este mundo y te lo digo con el corazón en la mano, aunque en él cohabitemos con el infierno, por encima existe el cielo de cientos de situaciones que pueden alegrarnos la vida. Amistad, poesía, música, familia, lectura, y un sin fin de cosas más.

Eso, que vuelva Emilio, que necesitamos su poesía y sus enseñanzas.
Un abrazo para ambos.
.

Fernando dijo...

Twerly, amigo, gracias por tu sermón. Todo lo que me dices me vale, porque eres una gran hombre y un gran amigo.- Seguiré tus consejos siempre que pueda. Te lo prometo ab imo pectore.