viernes, 8 de febrero de 2013

ANSIA DE SER.



No tener,
no haber sido
arropado en cunas que no existieron
dentro de mí,
y llegar a ser
saliendo de la nada
que no es.

Solo existo
dibujado en mi fantasía,
mecido en la evanescencia
de ángeles,
arcángeles,
dioses caídos
y renacidos
que no son.

No tener
ni ser
ni soñar,
perdido,
angustiado,
difuminado,
reflejado en la nada
que no es.

La oscuridad
–negro rejón de muerte–
sobre mis ojos ciegos,
sin poder ver la luz
que acune la vida
de mi ser.

El ser y la nada,
entreverados en el sueño vital
de mi búsqueda,
sin orgasmos,
cunas, ángeles
o monstruos,
sin generar realidades o ensueños
porque nada nace
ni es.

Quizás un rayo cósmico
escapado de una masa vacía,
de esa nada soñada,
pueda crear
en mí
la sensación de
nacer y vivir
para, como entelequia,
ser.

5 comentarios:

impersonem dijo...

Ser y estar, he ahí el propósito de la vida...

Fernando dijo...

impersonem: gracias por tu comentario. Sí, pero, ¿somos una entelequia? Un abrazo.

ADELFA MARTIN dijo...

estar sin ser o todo lo contrario...porque quizas solo somos un recuerdo que alguien plantò para no olvidar tan printo...o para entretenerse or algunos años que seguramente le parecen segundos...

mis saludos

Fernando dijo...

Adelfa, amiga: puede ser. A veces nosotros mismos creamos un mundo especial que nos hace ser. Muchas gracias por tu comentario.

Antorelo dijo...

A veces creemos que somos, pero la irrrealidad es nuestra esencia.
saludos