domingo, 17 de febrero de 2013

RÁFAGA.

                                     



El trémolo en la noche, la crecida
del sonido del sur en barlovento,
la guitarra, la brisa, el aire, el viento,
la ráfaga en su origen prometida.

El singular punteo, la medida,
la intensidad del movimiento,
la pasión andaluza del momento
la danza de los quiebros sostenida.

De repente, ejecución de rasgueados,
la carrera veloz de pulsaciones,
el virtuosismo lacerante en frío,

y siempre en los acordes ya pausados,
desde el tenso temblor  de los bordones,
el silencio andaluz, tan hondo y mío.



Soneto dedicado al maestro Joaquín Turina por su obra "Ráfaga".

4 comentarios:

Juanjo Almeda dijo...

Estimado Fernando: He leído cada uno de los poemas que me había perdido desde la última vez que entré en tu blog.
Espero tu nuevo libro.
Un abrazo

Fernando dijo...

Juanjo: por favor, avísame cuando te haya llegado. Un abrazo. Fernando

Alicia María Abatilli dijo...

El virtuosismo es de pocos, pero el leerte es de muchos.
Placer encontrarte.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Querida amiga: la música de Turina no es demasiado conocida y ha sido un magnífico compositor, muy español. A mí me ha gustado siempre mucho. Un saludo cordial.