sábado, 6 de noviembre de 2010

BUCOLICA.


Bucólica

El remanso de un río permite que se reflejen
las hojas de los chopos lindantes,
¿No es hermosa la quietud de las aguas,
sólidas, estancas, profundas?

Apenas un ligero temblor en su superficie
al rozar la brisa la limpidez de su espejo,
un rumor de hojas trémulas,
quizás el canto de un mirlo,
o algún convulso movimiento
en la profundidad del remanso
orquestan la sinfonía de las aguas claras,
de la vida quieta e inalterable.



¿Verdad, amor, que aquí nos sentimos una vez
unidos en nuestras esencias,
aliados ante la densidad de los chopos,
inmersos en el sosiego del momento?



No me avergüenza escribir
un poema romántico, idealizar bucólicamente
nuestro instantes de entrega,
recordar aquellos momentos felices
de nuestra soledad de enamorados.
A veces me desconcierta ser siempre
lo que se tiene que ser,
olvidando acaso que la felicidad
consiste en elegir, en escoger,
al margen de los compromisos
de la sociedad que nos domina.


Este silencio verde de los chopos,
reflejado en las limpias aguas del remanso,
ese acorde musical de los mirlos,
el olor húmedo de la brisa,
y la caricia del agua en la ribera,
todo tan cercano y evidente,
es un regalo de aquellos dioses
que tan lejanos suelen estar
de nuestros pensamientos.



Recuerdo intensamente tu cabello al aire,
los efluvios de tu cuerpo
la suavidad de tus manos,
la delicia de tu voz
y tu evanescente mirada alejándose
hacia las altas ramas de los árboles
mientras mis ojos perdidos
recorrían tus márgenes,
inmersos en la belleza del encuentro.


Puedo sentirme anonadado
al recordar aquellos bucólicos momentos,
y desearía cantar como un juglar occitano
las esencias de mi dama,
el perfil bucólico de nuestro momento,
pleno de romanticismo y de libertad.
Regresaré a ese instante de nuestro amor
siempre que mi ánimo desfallezca
y, si los dioses lo permiten,
allí acamparé entre la yerba
y los chopos frondosos,
recordando tu imagen
cerca de las riberas del remanso.

20 comentarios:

Ángeles Hernández dijo...

Pues uniendo esta entrada con la previa, seguimos viendo belleza, la que usted D. Fernando nos pone delante de los ojos, con palabras que despiertan imágenes de hojas verdes reflejadas en mansos ríos, y de momentos de amor que permanecen vivos en el recuerdo.

Un saludo Á.

Fernando dijo...

Gracias, Angeles, amiga, por tu cariñoso comenario. La verdad es que escribí este poema porque estaba un poco harto de leer poesías crípticas rellenas de rebuscadas imágenes y me decidí a escribir lo que me pedía el cuerpo, es decir, romanticismo, naturalidad, amor. Y así lo repito, no me importa que me digan que soy un romántico trasnochado. Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

No hay porqué avergonzarse de escribir algo romántico si se escribe en la forma como tú lo haces.

Precioso poema.

Dejo un fuerte abrazo y un saludo cordial.

Fernando dijo...

Gracias, pluma roja, De verdad, no me avergüenza nada, me gusta y pienso seguir escribiendo muchas otras poesías romantiquísimas, a ver si contagio a algún que otro filólogo. Un abrazo.

Terly dijo...

No me importaría en absoluto que me llamasen romántico trasnochado si fuese a causa de escribir un poema tan bello como este tuyo.
He bebido todo lo que he podido de las fuentes del romanticismo y me siento feliz de haberlo hecho porque ha sido un agua fresca y cristalina que siempre ha saciado mi sed de belleza y armonía.
Un fuerte abrazo, amigo.

Fernando dijo...

Gracias, querio Terly, eres mi gran defensor y animador. Por eso me atrevo de vez en cuando a decir estas cosas. Sé que saldrás siempre en mi defensa y en la de mis poemas. Gracias otra vez por tu bonhomía.

Marisa dijo...

Tus palabras nos transportan
a un paraje de ensueño
romántico y nada trasnochado,
es el sentir de un alma
que palpita, de un corazón tierno.
La poesía es eso, algo
que nos pide el cuerpo.

Biquiños

Fernando dijo...

Marisa, amiga, gracias por tu comentario, que me ayuda a sobrevivir. Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Pues lo has conseguido, has escrito un poema romántico, natural, que destila amor sencillo, del bueno, de ese que se entiende y llega a todo el mundo. Lleva razón, de un tiempo a esta parte los poemas que se escriben son tan rebuscados y su lenguaje tan "sicodélico" que al final el poeta consigue lo contrario de lo que busca y no logra conectar. Pero a ti se te entiende todo, la belleza de tus letras es sencilla y elegante, como tiene que ser.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Gracias Mercedes, amiga, por tu cariñoso comentario. Creo que sí sé escribir poesías de doble y triple sentido, con metáforas irreales y rebuscadas, pero me atrae más el comunicarme con mis amigos de una forma sencilla y expresiva de mis sentimientos. Escribiendo así, no ganaré ningún premio, claro. A mi edad ya no los necesito. Un abrazo.

Juanjo Almeda dijo...

Querido Fernando, yo perdí gran parte de la verguenza, que tanto me atormentaba e impedía mostrarme como soy. Empecé a escribir cosas a nivel personal, para mí sólo, a modo de "terapia", tras la sugerencia de una amiga y, entonces, descubrí la poesía. Sé que ahora, a veces, escribo cosas que quizás sean como tú dices, pero a veces, me lo pide el alma y me salen así. He leído y leo algunas cosas en otros lugares que la verdad, no hay por "dónde meterles mano" como yo digo, espero que lo mío no sea así.
Ya quisieran muchos escribir (no sólo poesía) como tú lo haces, de tí aprendí muchas cosas y lo estoy haciendo. Puede ser, creo yo, que la poesía como tal, naciera del amor y de lo bucólico, puesto que a partir de ahí, se mueve todo.
Un abrazo, maestro, cuídate.

tinta negra dijo...

te hermozo que bello romantisismo se respira por aqui



Saludos!°

Marcos Callau dijo...

¡Qué preciosidad, Fernando!. Un paraíso bucólico al que nos has trasladado con tus palabras, a la orilla de ese río inagotable. Un detalle: me ha gustado que utilizases la palabra "yerba", así escrita. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

cGracias, Juanjo, amigo y poeta, por tu buen comentario. Verdaderamente estás en el camino de la beuna poesía. Eres profundo y además, escribes lo que piensas tú, no lo que otros querrían que escribieses. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Tintanegra, amiga, ¡viva el romanticismo! Un cordial saludo.

Fernando dijo...

Mracos, amigo y poeta, tu comentario me anima a seguir escribiendo, cuando veo que hombres como tú valoran la poesía bucólica. Un fuerte abrazo.

Juliana Gómez Cordero dijo...

Querido Fernando me gusta lo que esccribes, Bucólico y de lo otro, porque tienes la sapiencia que te dió la vida y el arte de componer tus obras acorde a tu sensibilidad.
Te comprendo, te admiro y te felicito por ser como eres.
Afectiosamente: Juliana

Fernando dijo...

Gracias, Juliana, amiga. A ver si vienes alguna vez por estos campos de Castilla y podemos saludarnos. Un fuerte abrazo.

Jorge Encinas Martínez dijo...

Nuevamente consigues aunar belleza de la palabra y belleza del contenido. Con limpidez, con la profundidad humana y con la sencillez de la Poesía con mayúsculas. No necesitas ningún premio: el premio es tu obra.

Un fuerte abrazo

Fernando dijo...

Gracias, Jorge, amigo,la época de los premios de poesía pasó para mí hace ya muchísimos años. Mi premio ahora es el de vuestros comentarios, que me escribís sin conocernos en base a lo que leemos. A mí me gusta hacer comentarios buenos, a ser posible profundos y reales, siempre naturalmente con calidad humana y palabra sencilla. Un abrazo fuerte, amigo.