lunes, 16 de mayo de 2011

El Viento.




El viento.


El viento que te visita
es un jirón perdido de tramontanas y mistrales,
conquistador de maestrazgos,
portador de las voces del norte.
Lo recibo de frente, junto a una ermita blanca
construida en lo alto de la montaña
como vigía de sarracenos.

Viene rizando el mar, alborotando las nubes,
me empuja, me envuelve, me acaricia,
me inunda de azahares y salitres
y me habla de antiguas historias,
negro rejón de la memoria,
durante su tránsito inevitable hacia la lejanía.

Deseo entonces que mi palabra se funda con él
acompañándole en su viaje sin retorno,
esparciéndose sobre las playas y las rocas,
sobre la tierra roja, sobre los naranjos verdes,
sobre los almendros, sobre las casas blancas,
sobre los pinos, sobre los hombres de la plana.

Quiero gritar con el viento,
sobrevolar las cosas, perfilar horizontes
con este viento nuevo y esperanzador.

Las nubes verticales y grises
descienden por el tobogán del viento
y huyen hacia el sur.
Los rayos del sol alumbran ahora la plana,
verdean los naranjales,
se abre tímidamente la flor del almendro
y el mar se funde linealmente con el horizonte.

Ya sólo queda del viento el frescor de su abrazo
y la memoria de nuestro primer reencuentro.

28 comentarios:

Antorelo dijo...

Fernando, con tus versos has logrado que sienta el viento en mi rostro.
Un abrazo

Ananda Nilayán dijo...

Qué belleza por dios!!!

Un beso mi querido Fernando, qué grande eres

Amando Carabias María dijo...

Como siempre, admirable el modo en que te emocionas (y nos emocionas) con la naturaleza.

Fernando dijo...

Gracias, amigo Antorelo. Me encanta que te haya producido esa sensación. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Ananda, amiga: la verdad es que no soy grande, soy cada vez más pequeño en todo, salvo en años. Un saludo muy cordial.

Fernando dijo...

Amigo Amando, poeta: tengo muchas ganas de que nos visites un miércoles a nuestro Rincón de los Rechazados. La semana pasada vinieron a visitarnos unas poetas amigas tuyas, muy guapas y simpáticas. Lo pasamos muy bien. Yo no estoy para viajar por el momento, pero me hace mucha ilusión recibir a mis amigos. Un abrazo muy fuerte.

mercedespinto dijo...

El viento del que tú nos hablas me gusta, y mucho, pero el que nos fastidió ayer la barbacoa...
Siempre un lujo venir.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Mercedes, amiga, ¡qué suerte, barbacoas y todo! vivir en el sur es algo estupendo. Aquí, cuando te planteas hacer una barbacoa, tienes que estudiar los mapas del tiempo y aún así, nos equivocamos. Un saludo cordial.

Juan José Romero M-E. dijo...

Cada vez que tocas temas de la naturaleza haces que la viva como si estuviera inmerso en ella, como si la estuviera viendo, y a eso, querido poeta, le llamo yo darle vida a la poesía.
Un fuerte abrazo, amigo y cuidarte.

Fernando dijo...

Un abrazo, Terly,. Gracias por tu comentario. Que sueñes con los angelitos, como me decía mi madre por las noches. (Luego los angelitos ni siquiera se aparecían).

Rayuela dijo...

tu viento del norte es el mío del sur, lo siento en mi cara.

un abrazo, maestro*

Marucha dijo...

Don Fernando Jímenez Ontiveros,me imagino el viento recorriendo todo el universo,y usted adherido a él,recorriendo cada hogar de quienes somos sus amigos.

Reciba un saludo con afecto desde tierras mexicanas,donde está lloviendo,un chipipi tristón,y son las once de las noche !!!!

Fernando dijo...

Rayuela, querida amiga: ¡Qué hermoso es el viento! Es el que nos acerca a los que vivimos tan lejos físicamente y tan cerca espiritualmente. Un saludo a ese grupo de poetas argentinos creativos y amigos.

Fernando dijo...

Marucha, amiga: el viento me trae de Tampico un universo de sonidos, olores, músicas e ideas poéticas a través de vídeos que veo y observo con emoción. ¡Qué gran país el vuestro! Un abrazo muy fuerte y mi agradecimiento personal por tu trabajo de amistad y comunicación.

Maria Sanguesa dijo...

El viento como elemento evocador del paisaje que nos rodea más allá del tiempo, como hilo conductor del paisaje de nuestras emociones. Realmente hermoso. Gracias por todo, conoceros fue todo un regalo. Un fuerte abrazo.

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querido amigo y poeta: llevo algún tiempo sin visitar los blogs pero anoche me llegó un viento que me hablaba de ti y de tu poesía y vine a ver qué me decía; y me dice que hoy, después de leer tu poesía, puede ser un buen día para dejarnos mecer por los vientos alisios que van y vienen, nos llevan y nos traen de aquí para allá en sueños y esperanzas.
Un abrazo

Fernando dijo...

María, amiga, poeta : tú fuiste el mejor regalo que hemos recibido en nuestro Rincón de los Rechazados desde su fundación. Esperamos volver a verte entre nosotros. Un saludo muy cordial.

Fernando dijo...

Rafael, amigo, poeta: pues vamos a dejarnos llevar por esos vientos, a ver adonde nos llevan. Un abrazo.

María Eleonor Prado Mödinger dijo...

Su viento me despeinó el letargo, asumí que debía leerlo y no me arrepiento, excelentes letras siempre entrega, de calidad y talento.

Gracias por compartir.
mepm

Marcos Callau dijo...

Memoria siempre viva en el viento. Siempre existen vientos frescos, renovados, que barren los viejos malos vientos. Es muy agradable encontrar este dia tu verso certero amigo Fernando. Un fuerte abrazo y algo de cierzo desde esta ciudad mordida por sus esquinas.

Fernando dijo...

María Eleanor, muchas gracias por tu comentario. Confío en que hayas despertado de tu letargo y el viento me traiga de paso algo de tu aroma y de tus pensamientos Un saludo cordial.

Fernando dijo...

Maco, amigo, poeta: Como siempre, tu buen comentario, tu saludo de amigo a este viejo poeta. Gracias por tu amistad. Un fuerte abrazo.

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño dijo...

Querido Fernando...
Hoy entro llamada por tu viento que me dobla, rejón en lo alto, y me traspasas el alma conmovida, azarada, doliente de una memoria imborrable que siempre me dijo que no encontraría poeta mejor ni con más profundidad que el que visito: tú.
Sigues siendo, aún en lo invisible, como el viento, la fuerza que me arrastra a amar profundamente la poesía, tu poesía.
Un inmenso abrazo y un beso muy fuerte.
Lunska.

Fernando dijo...

Lunska Nicori, querida amiga. Me alegra mucho tu comentario. Es una prueba firme de que existes y que, a pesar de los problemas sismológicos de tu tierra, no dudas en darte una vuelta por nuestra vida en el blog. Pienso muchas veces en ti, sigo tus escritos y disfruto al ver que estás bien, como siempre. Un beso muy fuerte, Lunska.

Ángeles Hernández dijo...

Fernando quiero que como a ti el viento me acaricie,
me inunde de azahares y salitres y me traiga recuerdos.

Desearía también
que mi palabra se fundiera a él
y le compañara en su viaje sin retorno, esparciéndose mi palabra -hoy de pena- que a su lado se iría suavizando.

Pero sobre todo necesito "gritar con el viento nuevo y esperanzador, y acogerme al frescor de su abrazo".

Me he permitido la osadia de introducirme en tu poema, porque con él he sentido lo que me está haciendo falta ¿me permites acompañaros un ratito?.

Un abrazo Á.

Fernando dijo...

Ángeles, amiga: me ha encantado que te introduzcas en mi poema y que viajes conmigo a través del viento. Es un comentario muy original y me gusta. Tienes imaginación y temple de poeta. Un abrazo muy fuerte ab imo pectore.

Isolda dijo...

Querido amigo, llego para sentir las nubes que descienden por el tobogán del viento y percibir el negro rejón en la memoria. Me parece un poema precioso y que encierra gran profundidad. Hazle caso a Rafael y déjate llevar por los alisios y que te sigan inspirando.
Besos con vientos favorables.

Fernando dijo...

Gracias, Isolda: espero que esos vientos no hayan pasado demasiado cerca de ti. La memoria a veces es una mala consejera y conviene siempre recordar las cosas buenas.Me alegro de que sigas leyéndome y eso me da ánimos importantes. Es bueno creer que vamos a sobrevivir, aunque sea por un poquito más de tiempo. El lunes comienza a imprimirse mi libro "Gabriel y el Guadarrama". Un beso.