sábado, 21 de mayo de 2011

Miedo.



Miedo.



Miedo a la oscuridad, al desafío,
al vómito, al abismo, a  la mentira,
al silencio, a la verdad, al pánico.
a la distancia, a la sinceridad,
a todo aquello que me acerca al otro,
a lo desconocido, a lo inquietante,
a  lo que puede ser amado, a la osadía,
a los espejos, a las olas, a la arena,
a la falsa amistad, a una escalera.

Miedo a mirar de frente, a  preguntar,
a mirar a las estrellas, a saber,
a la lectura obligatoria, a los consejos,
a la velocidad, al tiempo, a la victoria,
a  la moda, a lo social, al calendario,
a la distorsión de la verdad, al caos,
a las pausas, a las concentraciones,
a los horarios de trenes, a las avispas.

Miedo a la reflexión, a tu mirada,
al estallido de violencia, a la ironía,
a los gusanos blancos, al frío,
a la dureza del mármol, a las llamas,
al eco, al viento sahariano,
a mirar directamente al sol,
a tropezar andando por la acera,
a las tertulias, a los recitales,
a los falsos amigos, a las ventanas,
a la agonía, al dolor, al descampado.

Miedo a ser comprendido, a lo concreto,
a la niebla, a la profundidad del mar,
a los rayos, a lo lejano, a la vergüenza,
al rojo, al amarillo, al verde,
a todo lo que no entiendo, a la sustancia,
a lo que me desconcierta, al veneno,
a la puñalada por la espalda, a la miseria,
a la verdad espuria, a las zancadillas,
a los ídolos, a las arenas movedizas,
a los falsos poetas, a los fantasmas,
y a todo lo que se me olvida no queriendo.


17 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Todo lo que es falso (amigos, poetas...) da miedo. Es agónico este poema, no deja tregua ni espacio para respirar. De todos los miedos me quedo con el miedo al calendario. Sin duda, es el mayor terror. Un fuerte abrazo, admirado amigo Fernando.

Fernando dijo...

Marcos, amigo, poeta: la verdad es que este poema me ha dado miedo publicarlo. Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario.

. dijo...

Hola, querido Fernando.
He leído tus últimos poemas y este último me ha sorprendido; y, me han gustado. El miedo muchas veces es inevitable, pero, no te preocupes por haber publicado este poema; pienso que el auténtico(no falso) poeta tiene que decir todo lo que piensa o siente, eligiendo la(su) manera -adecuada- de decirlo.
Por cierto..., cómo estas?!
Un abrazo fuerte.

Fernando dijo...

¡Hola!, estoy bien, no me pasa nada, son ejercicios intelectuales, poéticos, absurdos naturalmente. Yo tengo miedo de vez en cuando, pero me protege la esperanza. Un cordial saludo.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Bueno Fernando, gracias por su amable visita.
En cuento a los miedos que usted a puesto un montón, pues verá le tengo tan poco al miedo, que tendría que pensar en lo que realmente me da miedo. Me lo pensaré....????
Con ternura
Sor.Cecilia

Isolda dijo...

Querido Fernando:
Estoy de acuerdo con tanto miedo, me asusta, como a ti, el del calendario, pero me apuntaría a cambiar el miedo por confianza.
Besos de esperanza, amigo.

Ángeles Hernández dijo...

Miedo a todo -a mucho- larga lista que no deja un resquicio sin nombrar, porque también citas el miedo a todo lo que se te olvida no queriendo, incluso a lo que se te olvida que tienes miedo.


NO SABIA QUE SE PUDIERAN TENER TANTOS MIEDOS, TODOS JUNTOS, PERO COMPARTO AQUÍ Y AHORA:
Falsa amistad-mentira-distorsión de la verdad, calendario-tiempo, caos- violencia, gusanos-frio-marmol-agonía-dolor-veneno-puñalada por la espalda, a lo que no entiendo-a no ser entendido-A lo que me desconcierta, a las arenas movedizas-fantasmas-falsos poetas.

Fernando, hoy has elegido miedo y te has esmerado en citarlos a todos y a los de por si acaso.
Mañana quizás toque esperanza, o alegría, o viento que nos mueve y acompaña.

Consustancial con el ser vivo, el miedo nos protege de los otros y de nosostros mismos, siempre que no sea tan grande que bloquee el resto de nuestras emociones.
No es tu caso, sientes mucho más en cantidad y calidad y en esta serie nos lo estás regalando.
************************************
No es fácil comentarte hoy, pero lo intento, como siempre lo mejor que puedo y sé, porque el texto me ha llegado y me ha gustado -como gusta lo bueno aunque nos recuerde nuestras debilidades-

Un abrazo con el miedo de no llegar a ti de Á.

Fernando dijo...

Isolda, amiga, compañera de tertulias y charlas,comentarista privilegiada: Gracias por tu comentario. Yo también creo en la confianza, en la esperanza, en las ensoñaciones. Hablar del miedo lo hago con desenfado, por tocar los temas importantes. No hay que huir del miedo, hay que afrontarlo. Por cierto, te debo un larguísimo comentario al tuyo sobre el antipoema. Un gran beso.

Fernando dijo...

Ángeles, amiga mía: la verdad es que tus comentarios son de lo mejor del blog. Lees y estudias los poemas con profundidad, con ganas de comentar. Observo que compartes algunos miedos. ¿Verdad que es bueno reflexionar alguna vez sobre ellos? Sin asustarse demasiado, claro, pero buscando que la esperanza se aloje definitivamente en nuestra alma. Un abrazo valeroso ab imo pectore.

mercedespinto dijo...

Y miedo al miedo, querido Fernando. Como han comentado tus seguidores, los miedos son infinitos, y, yo añadiría, intransferibles.
Creo que mi mayor miedo es al paso del tiempo.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Mercedes, amiga: el paso del tiempo es imposible pararlo. Creo que es mejor olvidarlo por el momento y hacer frente a otros miedos menos importantes y más cercanos. Un saludo cordial.

Elvira Daudet dijo...

Querido Fernando:

¡Vaya ritmo acelerado que lleva éste poema para expresar tantos miedos distintos, demasiados!

No me pareces tú un hombre medroso, imagino que éste poema es producto únicamente de tu sensibilidad, que recoge y suma los miedos diferentes de otros, y de la propia creación.

Un fuerte abrazo
Elvira

Fernando dijo...

Elvira, amiga, grandísima poeta: No soy un hombre miedoso, efectivamente. Tienes toda la razón en que recojo miedos de los demás, aunque también he pasado por algunas situaciones, no sólo personales sino sociales, en mi vida que me han hecho temblar.La naturaleza del hombre es poderosa, pero frágil. El episodio vivido recientemente por mí ha influido algo en mi manera de ser. Me he dado cuenta directamente de la absoluta fragilidad del género humano. Esa fragilidad crea el miedo. Hace tiempo que estaba pensando en escribir unos "sonetos sobre el pánico" y quizás ahora comience a escribirlos. Gracias por tu análisis. Un abrazo cordial.

Adolfo Payés dijo...

El temor
Magnifica manera de arroparse bajo un poema muy hermoso.



Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos de siempre..

Fernando dijo...

Adolfo, amigo; gracias por tu comentario. Te agradezco que lo hayas leído. A veces es difícil hablar del miedo. Un fuerte abrazo.

Jorge Torres Daudet dijo...

Crecen los miedos con los años. Falta la fuerza, la osadía de la juventud. La experiencia va enseñando dónde están los peligros, y de ellos estamos rodeados.
Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Jorge, amigo, poeta: También hay algo de lo que dices. Los años no acrecen nuestros miedos, al contrario, sabemos dar a cada momento su importancia y dominarlos. Somos más increíblemente conscientes de nuestra situación. Un cordial abrazo.