sábado, 7 de mayo de 2011

Lacrimosa del Réquiem de Mozart.



Lacrimosa del Réquiem de Mozart.


Nadie pudo impedir tu último instante,
la agonía, angustia desbordada,
sobre el último pliegue de tu almohada,
entró en tu cuerpo, atroz y lacerante.

Día de lágrimas en tu semblante,
la emoción personal, desesperada
fusión de sensaciones emanada
de tu imaginación alucinante.

La huída terminal hacia la ausencia,
un testimonio musical lanzado
que sobrepasa la crisis emotiva,

el réquiem de tus lágrimas, tu esencia,
un prodigioso esfuerzo inacabado,
y el culmen de tu dimensión creativa.



26 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

Querido Fernando, en mi humilde opinión "Lacrimosa" es tal vez la mejor obra creada hasta ahora, bueno el Réquiem me fascina, qué te voy a contar.
Fue la obra inacabada de Mozart y aunque la terminaron otros por los apuntes y trozos que dejó, perfectamente estos versos pueden acompañar al menos en la memoria esta obra tan elevada y bella.

Besos

Fernando dijo...

Ananda, querida amiga: Comparto tu opinión. Es una obra maravillosa, que no dejaré nunca de oír. Es difícil expresar en mi soneto toda la emoción que siento al escucharla. ¡Nada mejor!. Un fuerte abrazo.

Noray dijo...

"Lacrimosa dies illa
Qua resurget ex favilla"


¡Qué belleza!


Creo que nadie puede expresar esa huida terminal hacia la ausencia que tú con tu magistral soneto. Quizás sea esta joya musical de Mozart la que plasma con mayor perfección al propio ser humano. Después de todo sólo somos un ser inacabado en el conjunto del universo.


Un fuerte abrazo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Fernando,

El Requiem de Mozart es el Requiem por excelencia: es majestuoso, triste y sosegado, el mejor que se puede escuchar para digerir la muerte de un ser querido.

Tenemos luego el Requiem de Verdi. Es un Requiem que da miedo oírlo: parece que los espectros y las almas se levanten de las tumbas y venga el Dios Justiciero a restablecer el equilibrio.

A mí el que más me gusta es el Requiem de Von Suppé. Von Suppé fue un músico que escribía operetas alegres, y en su Requiem se percibe la grandeza de la vida, aún a pesar de la muerte de un ser querido. Es un Requiem que da ánimos, que anima a seguir viviendo. No es muy conocido, pero te puedo asegurar que es una delicia.

Como habrás leído en mi blog, yo, en el Funeral de mi madre, no hice sonar ningún Requiem, sino la alegre y gloriosa Cantata de Bach, El Oratorio de la Ascensión, BWV11, que está lleno de alegría y grandeza. Y es que, incluso en la desgracia y el duelo, hay que conservar la alegría de la vida.

El tono de tu poema está, en mi opinión, más en consonancia con el Requiem de Mozart: es sosegado, triste y resignado. Es un poema que ha salido de las mano, la pluma y el alma de un Creyente de verdad. Te felicito por ello, y, en cierta medida, te envidio, porque los Creyentes tenéis un resorte al que recurrir ante la Tragedia, del que no disponemos los que somos huérfanos de Dios, como bien dijo Nietzsche.

Te envío un abrazo,

Antonio

PS.: Si quieres escuchar las obras citadas, puedes hacerlo pinchando en los enlaces correspondientes. En todos los casos de Requiem se trata del Lacrimosa, y, en el caso de BWV11, oirás el coro inicial de la versión de Nikolaus Harnoncourt, que fue el que se escuchó en las honras fúnebres a mi madre, que en paz descansa ya.

He redactado este comentario con todo el interés y precisión. Sea hecho ello en momoria de mi madre, que bien se lo mereció y que bien se lo merece. De buen seguro de que, si Dios existe, a ella, al igual que a mi padre, la tiene acogda en su seno.

Fernando dijo...

Noray, amigo, poeta: No cabe duda que tienes una gran sensibilidad. Somos, efectivamente, seres inacabados. A algunos nos queda la esperanza, a todos el descanso. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Estimado Anatonio. Siento que mi poema haya resucitado tus pésimos recuerdos, pero creo que tu madre se mereció la cantata de Bach y también todos los réquiem existentes. Voy a escuchar las obras que me sugieres. Verdi, claro, lo escuché varias veces, magnífico pero muy...italiano. Escucharé también a Von Suppé. Gracias por tu análisis, como siempre magistral. Tus padres están dentro de ti. ¡Qué mejor sitio! Un fuerte abrazo ab imo pectore.

Marcos Callau dijo...

Majestuoso tu verso para rendir tributo a una majestuosa obra maestra de Mozart. Perfecta compañía a la música como dice Anada. Un fuerte abrazo, Fernando.

Fernando dijo...

Marco, amigo, poeta: gracias por tu comentario. Es cierto que este poema hay que leerlo oyendo la música, pero no sé cómo hacerlo. Un fuerte abrazo.

Pluma Roja dijo...

Un homenaje magnífico a un genio como Mozart ¡¡Felicitaciones!!

Saludos cordiales.

Fernando dijo...

Pluma Roja, amiga: muchas gracias por tu comentario. Si puedes, lee mi poema mientras escuchas la música de Lacrimosa. Un saludo cordial.

Rayuela dijo...

grandes versos para grandes obras.


un abrazo,Fernando*

Fernando dijo...

Rayuela, amiga: encantado de saber de ti. Saludos a la pandilla. Gracias por tu comentario. Un saludo cordial.

Jasonia dijo...

Siempre se me han resistido los sonetos, pero veo que tú los dominas a la perfección.

Hace tiempo que no escucho la "lacrimosa", pero ahora mismo me pongo al día. Por cierto, ¿y qué me decís del Stabat Mater de Pergolesi"?

Uff, a mís se me ponen los vellos de punta cuando lo escucho.

Un saludo.

Fernando dijo...

Jasonia, amiga: tu comentario me gusta, Hoy me vas a encontrar oyendo el Stabat Mater de Pergolesi. Gracias por esa estupenda sugerencia. Un saludo cordial.

Jorge Encinas Martínez dijo...

Como siempre, me gusta ese sabor de poesía clásica que emana de tus versos.

Un abrazo

Fernando dijo...

Jorge, amigo: gracias por tu comentario. Me gustan los sonetos, pero también la poesía libre. Estoy pensando en publicar un libro que se llamará "Densidades y otros poemas", con una poesía más de actualidad, quizás, pero me gustan mucho los sonetos. Un fuerte abrazo.

mercedespinto dijo...

Confieso que, a pesar de mi "mozartmanía" el Réquiem de Mozart no es precisamente la pieza que más me subyuga, en cambio las palabras que le dedicas me han llegado.
Por cierto, el personaje de mi post ya tiene conocimiendo de tu comentario.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Mercedes,amiga: gracias por leer mi soneto. Lacrimosa me gusta muchísimo y me estremece pensar cómo escribió esos pocos y maravillosos acordes. Un abrazo muy fuerte.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buenas noches Fernando, después de leerle y quedarme gratamente feliz, por su soneto a tan ilustre músico, le invito a mi espacio «Estoy a tu lado» Deseo que sea de su agrado.
Con ternura
sor.Cecilia

Fernando dijo...

Sor Cecilia,amiga; gracias por leerme.Me alegra confirmar que es seguidora de nuestra red, Con mucho gusto me hago seguidor suyo. Tengo varias amigas que son monjas de clausura a las ue he visitado alguna vez con mi esposa,Cuente con mi lectura, Un saludo ab imo pectore.

LA CAJA DE ANBAIRO dijo...

Amigo Fernando:
Hermoso soneto dedicado a tan ilustre personaje en sus últimos momentos.
Con tu poesía haces que nos traslademos a otros espacios; y conjuntamente: poesía y música engrandece mi intelecto.
Gracias amigo por llegar y llenar.
Un fuerte abrazo:
Antonio

Fernando dijo...

C aja de Anbairo, amigo: muchas gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Fernando:
Perfecta última estrofa.
Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Jesús, amigo, poeta: gracias por tu comentario. Un abrazo.

Gustavo Pertierra dijo...

¡Que maravilla Fernando! un soneto deslumbrante. Eres un verdadero maestro, amigo.
Te abrazo, te aprecio y te admiro.

Fernando dijo...

Gustavo pertierra, amigo, poeta: algo
acabaré aprendiendo de ti. Un saludo cordial.